•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Las palabras sentenciadoras de Daigo Higa, quien dijo que noquearía a Cristofer González, no le dieron ni frío ni calor al muchacho de la colonia Nicarao. “Higa puede decir lo que quiera, no caeré en su juego. No podría ser tan atrevido de decir algo así”, respondió “El Látigo”, enfocado plenamente en arrebatarle al japonés el título 112 libras del Consejo Mundial de Boxeo (CMB) el próximo 15 de abril en Yokohama.

“Sinceramente no me importa lo que diga Higa, la cuestión es que pueda hacerlo al momento del combate. A mí me conviene que se confíe, si lo hace puede llevarse una sorpresa. El día de la pelea desempeñaré todo el trabajo que estoy haciendo”, explicó Cristofer, que por ahora está ajetreándose sin sus entrenadores de cabecera Wilmer Hernández y Roger González, que debieron acompañar al púgil pinolero Winston Campos a Reino Unido.

“Higa siempre sale a buscar a los rivales, está acostumbrado a eso, a dar y que le reciban nada más. Puede ser que vaya para atrás pero lo conectaré, tengo una estrategia definida, no me voy a prestar a su juego”, agregó González.

Cristofer se mostró emocionado tras la distinción de la revista The Ring, que lo ubicó en el puesto número 9 en el ranking de los mejores peleadores del mundo en las 112 libras. “Mi meta es participar en las carteleras Superfly, no como 112 libras, sino como un 115. Primero debo coronarme, si lo logro haré dos defensas y daré el salto de categoría. Mi cuerpo me va a pedir el cambio de peso y no quiero dejar un título en la báscula”, señaló.

González aseguró que las molestias físicas en su rodilla derecha se terminaron. “Estamos bien gracias a Dios sin molestias en mi rodilla, ya estoy corriendo normal. La próxima semana, cuando esté con mis entrenadores vamos a intensificar los entrenamientos”, finalizó.