•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

No hay algo más incómodo que sentirse en el hoyo, sobre todo cuando descubres súbitamente que no estás en el fondo, porque hay más profundidad. Uhhh, terrible. El técnico del Paris Saint Germain, Unai Emery, colocado en el banquillo de los culpables después de perder 3-1 en el Bernabéau, alarmado por la pérdida de Neymar, quien fue el jugador más desequilibrante visto en el primer duelo, se siente oscilando en el trapecio de la desesperación, frente a la tenebrosa posibilidad de no poder contar con Kylian Mbappé, afectado en un tobillo durante el juego con el Marsella. Las dos más ruidosas contrataciones del PSG, buscando dominarlo todo, incluyendo la Champions por supuesto, fuera de combate en el duelo más importante del año, y con una misión para titanes de la tropa de Emery: voltear ese 1-3 frente a un equipo como el Madrid.

A mostrar agallas

Confirmados Modric y Kroos, y después de haber visto en acción a Marcelo, el Real Madrid estará completo, jefeado por el ímpetu destructivo de Cristiano Ronaldo. El defensa brasileño del PSG, Danny Alvés, firma la siguiente advertencia: el Madrid puede matarte en 10 minutos. Es obvio que la agresividad del equipo de la Liga francesa será recortada sin Neymar, y mucho más si Mbappé no está disponible. Buenas noticias para los zagueros blancos, Carvajal, Ramos, Varane y Marcelo. “El diablo” y “el diablito” solo podrán gritar desde las tribunas sin tocar balón. Mbappé todavía no tiene la estatura para ser incidente con solo su presencia y ejercer un liderazgo, menos aún si es alineado con reservas sobre el estado de su tobillo lastimado. Afectado en su destreza, el PSG se lanzará en busca de la proeza, recurriendo a sus agallas, que no sabemos qué tamaño tienen.

Una ventaja del Madrid es su banca. En ese aspecto, Zidane se siente armado hasta los dientes. Si alguien está fallando, o cansado, el técnico podría hacer chasquear sus dedos sin necesidad de mirar a la caseta, teniendo el reemplazo apropiado. Modric y Kroos han demostrado reiteradamente su nivel de importancia, pero por prudencia, serían dejados en el banco. Isco, Lucas Vásquez, Casemiro, Kovacic y el propio Asensio, están listos para moverse en el centro del campo, con Cristiano, Benzema y Bale, puñales en mano en el área, atormentando a Tiago Silva, Marquinhos, Danny Alvés y Kimpembe, en tanto Rabiot intenta volver a ser una amenaza latiendo con sus proyecciones. ¿Podrá el Saint German quitarse la soga del cuello? Es lo que todos averiguaremos hoy.

Es poco probable

No es imposible darle forma a un 2-0 que eliminaría al Madrid por el gol de visita, pero se tiene que considerar poco probable sin la agilidad y el fuego de Neymar, peor aún, sin Mbappé. Entre las emboscadas de la mala suerte, Emery puede atreverse a utilizar al joven de 18 años Timothy Weah, como agregado en el ataque al goleador uruguayo Cavani y al argentino Angel DiMaría, programado para moverse por la izquierda, la zona de Neymar. Nadie duda que DiMaría puede proporcionar utilidad, pero a diferencia de Neymar, su futbol es previsible. La expectación por la presencia de Mbappé permanecerá hasta el último momento. Emery confía y toda Francia cruza los dedos. Hoy Mbappé es más necesario que nunca, porque no se trata solo de imponerse al Madrid, sino hacerlo por dos goles, sin permitir más de uno. El 2-0 clasifica al PSG y el 3-1 alarga el duelo a tiempo extra. Cualquiera de los dos marcadores exigen del equipo francés un agigantamiento colosal. No creo que lo logre