•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Se cumplió el pronóstico, el tailandés CP Freshmart derrotó a Toto Landero por decisión unánime, reteniendo el título 105 libras de la Asociación Mundial de Boxeo (AMB). Ahora sin salida, el asiático tiene que enfrentar obligatoriamente al nicaragüense Byron “El Gallito” Rojas, a más tardar en julio en una revancha que se podría decantar a favor del excampeón matagalpino si este hace ajustes.

Ganó Freshmart claramente, pero evidenció que es uno de los campeones más mediocres que actualmente existe en el mundo del boxeo. Se tuvo que extender hasta 12 asaltos para imponerse a un peleador limitado como Londero que llegó como víctima para ser decapitado y terminó siendo un dolor de cabeza, dio más de lo esperado. El tailandés solo dispone del boxeo básico, el 1-2, derecha e izquierda, y luego da paso atrás para evitar el contragolpeo.

Con ese estilo tan pobre le bastó para derrotar a Landero, con eso también derrotó dos veces a Carlos “Chocorroncito” Buitrago, quien desperdició dos oportunidades ante un flan y con marrullería se deshizo del “Gallito” en el primer enfrentamiento que sostuvieron.

Mejorar sí o sí

Pero esta vez las cosas tienen que ser diferentes. “El Gallito” tiene que mentalizarse que esta pueda ser  la última vez que disponga de una oportunidad de campeonato mundial ante un contrincante tan burdo como el tailandés. Las últimas presentaciones de Rojas en Nicaragua han dejado un mal sabor de boca, sin embargo, tiene que olvidarse de esos antecedentes y enfocarse en el trabajo que hará el día que enfrente a Freshmart.

Si al tailandés lo presionan, este se ahoga. No le gusta que lo ataquen a los bajos y cuando se ve en aprietos recurre a los amarres para desconcertar a los rivales. Rojas tiene que estar claro de eso, tirar combinaciones de tres o cuatro golpes y no quedarse parado en la zona de fuego, peor aún, permitir que Freshmart se le acerque para tomarlo de los brazos y no dejarle desarrollar su boxeo.

“No le vi nada”, me dijo Byron ayer  brevemente mientras hacía unas diligencias personales, confiado plenamente en recuperar la corona que perdió en Tailandia. Byron solo necesita una noche como la de Sudáfrica cuando destronó a Hekkie Budler. Si se muestra así, “El Gallito” volverá a reinar.