•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Tres minutos mágicos, del 64 al 67, le valieron este miércoles al Juventus de Turín para remontar en Wembley la eliminatoria y dar una lección de madurez al joven Tottenham Hotspur y poner rumbo a cuartos de final de la Liga de Campeones.

Muchos dieron por muerto al conjunto italiano antes incluso del pitido inicial, pero el Juventus aparece siempre. Esté bien o mal, con la plantilla al completo o plagado de bajas: el Juventus es el Juventus y es el actual subcampeón de Europa.

Este miércoles, en un abarrotado estadio de Wembley, donde casi 90,000 almas esperaban ver en directo cómo el Tottenham se hacía mayor en la Champions League, los presentes disfrutaron de una lección magistral de la ‘Vecchia Signora’, que con dos goles en tres minutos, obra de los argentinos Gonzalo Higuaín y Paulo Dybala, le dieron la vuelta a la eliminatoria y lograron su billete para la siguiente ronda.

El 2-2 cosechado en la ida en Turín, su condición de invicto en lo que llevamos de 2018 y una fase de grupos inmaculada, en la que acabó por delante de Real Madrid y Borussia Dortmund, hacían presagiar una noche histórica para el Tottenham.

Gonzalo Higuaín y Paulo Dybala, le dieron la vuelta a la eliminatoria y lograron su billete para la siguiente ronda.

Y empezó como tal, puesto que, en una primera mitad arrolladora, con ocasiones de sobra para haber goleado, se fueron al descanso con ventaja gracias a un tanto del coreano Heung-min Son.

Tras una serie de avisos de Son y Kane, el futbolista surcoreano batió, por fin, a Buffon al filo del descanso (39’) al empujar desde el segundo palo un ‘pase de la muerte’ de Trippier.

La segunda mitad fue otra historia. Y en cuanto el Juventus se aplicó, mató el partido. Movió fichas Massimiliano Allegri al poco de regresar de vestuarios, y con Lichtsteiner y Asamoah sobre el terreno de juego –ingresaron por Benatia y Matuidi– mejoraron ostensiblemente.

Los presentes disfrutaron de una lección magistral de la ‘Vecchia Signora’, que con dos goles en tres minutos.

En tres minutos de oro, del 64 al 67, primero Higuaín tras un fallo defensivo y luego Dybala, que no desaprovechó un mano a mano con Lloris tras un pase entre líneas del propio Higuaín, vieron portería y le dieron la vuelta al partido y a la eliminatoria ante un Wembley que se quedó completamente mudo.