•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

José David Rugama desde el montículo del estadio Carlos Guerra de Juigalpa tocó el cielo y entró por la puerta grande en la historia del beisbol nacional, al convertirse en apenas el cuarto pistolero en lanzar un juego perfecto, según registros oficiales desde 1970 recopilados por el gran estadista Martín Ruiz Borge en su libro “Records”.

Rugama pintó su obra maestra contra las Fieras del San Fernando por nocaut de 11-0 en siete episodios. José utilizó 86 lanzamientos, sacó 21 outs, de estos siete fueron por la vía del ponche. El último hombre que enfrentó fue el peligroso Renato Morales, dominado con un elevado por los jardines. 

“Nunca esperaba lanzar un juego perfecto. En el quinto inning me di cuenta realmente que tenía al San Fernando sin hits y a partir de allí empecé a imprimirle más velocidad a mis lanzamientos. Mi curva, el sinker y el cambio estuvieron perfectos. Espero que la fanaticada de Chontales haya disfrutado de esto así como yo lo estoy haciendo”, dijo Rugama en una transmisión que hizo Yerlin Cruz.

 Dennis Martínez celebra su juego perfecto

Rugama ya había estado cerca de lanzar un juego perfecto en agosto del 2012. En aquel entonces, tiró un no hit no run contra Boaco, blanqueándolos 3-0 con 5 ponches propinados. Una base por bolas a Oswaldo Paramo en el tercer episodio y dos golpes a David Torres y Luis Sequeira le separaron de la proeza. 

Los otros perfectos 

Emir Darce el 14 de junio de 1981 vistiendo la camiseta de Corinto que en esa época representaba a Chinandega, tiró perfecto contra Boaco que fue noqueado 10-0 en 8 innings. El 6 de enero de 1991 en Estelí, el histórico zurdo Asdrudes Flores también con Chinandega escribió su nombre en la historia del beisbol pinolero, blanqueando 5-0 a Estelí, adornando su actuación con 10 ponches. 

En la era actual, el 3 de abril del 2011, el relevista Boanerges Espinoza, otro lanzador vistiendo la camiseta de Chinandega, blanqueó 5-0 a Boaco en siete innings. Espinoza lanzó el primer desafío de dos que estaban programados ese domingo. Retiró a 21 bateadores en fila y ponchó a ocho bateadores según los registros. 

Así fue su labor

En el primer episodio, Rugama ponchó a Cristofer Cerda y Nelson Gaitán, culminando la entrada al retirar a Renato Morales en línea a segunda base. En el segundo inning, dominó a Norman Cardoze Jr., en roletazo por la tercera base, ponchó a Elmer Vanegas, y liquidó a Michael Ruiz el mismo, cogiendo la pelota producida por una rola inofensiva y tirando a primera. 

 Denis Martínez recorre estadio que lleva su nombre en Nicaragua

En el tercer episodio, Rugama ponchó a Germán Galán, dominó a Mauricio Zepeda en elevado al center fielder y retiró a Milton Robles en roletazo de tercera a primera. En el cuarto, extendió su gran momento, sacó de circulación a Cerda con rodado por segunda, eliminó a Gaitán con elevadito al jardín central y ponchó a Renato. 

Norman Cardoze abrió tanda en el quinto, fallando con rola de tercera a primera. Rugama ponchó a Vanegas y Michael Ruiz falló con elevado al jardín izquierdo. En el sexto, Gaitán falló con batazo por el bosque derecho, Zepeda se ponchó, y Robles erró con rola por la antesala. Llegó el último capítulo, el séptimo, José David retiró a los tres bateadores sin problemas: Cerda fue por línea al short, Gaitán fue retirado de segunda a primera y Renato conectó un largo y peligroso elevado por el jardín central. 

Chontales anotó dos carreras en el primer episodio, sumó un rally de seis en el tercer episodio, 2 en el cuarto y 1 en el sexto. Iván Hernández, el flamante líder de bateo de la temporada pasada, bateó de 4-4 con un cuadrangular.

 ¡No hubo estallido!

Los no registrados

Antes del juego perfecto de Darce, según la historia, Alfonso Noguera con el San Fernando fue el primer en conseguir dicha hazaña blanqueando 8-0 a Granada el 17 de marzo de 1940. En 1952, Alejandro “El Toro” Canales hizo lo mismo frente al Camisas Venus.