•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

¿Quién contra León? fue el título principal de esta página el viernes 2 de marzo, el día en que se puso en marcha la edición diez del Campeonato Germán Pomares Ordóñez con el conjunto leonés figurando como el gran favorito para quedarse con la corona. Doce días después y tras haberse completado las dos primeras series por equipo, la pregunta es ¿qué pasa con León? Y es que los occidentales han perdido cuatro de los seis partidos que han disputado, exhibiéndose como un equipo al alcance de todos y muy distante de esa versión dominante que se les pronosticó al verlos tan bien armados con una rotación de lujo y una línea ofensiva de muy buena categoría. 

El gran favorito al título es actualmente uno más de las seis novenas con balance negativo tras los dos primeros fines de semana. ¿Es para alarmarse? Claro que sí, sobre todo por las expectativas que se tejieron alrededor de un equipo estructurado para triunfar e imponer respeto. León era favorito para ganarle la serie a Chinandega hasta por barrida y la perdieron 2-1. Luego, pese a este resultado adverso, fueron considerados favoritos para imponerse a los Indios del Bóer, pero solo pudieron ganar un desafío. El asunto es que ese León visto ante los Naranjeros y los capitalinos no es el mismo que aparecía como favorito en los cálculos previos al inicio del campeonato, cuando con seguridad uno podía preguntarse ¿quién contra León?

Ofensiva debe despertar

Los felinos necesitan mejorar su ritmo ofensivo si quieren empezar a imponer respeto. No pueden depender solo de su picheo, que también pasó algunos problemas en los primeros seis juegos. El average colectivo de la tropa que dirige Ariel “Panal” Delgado es de 237 puntos como resultado de 49 imparables en 207 turnos al bate, a la vez que anota 21 carreras, 18 de las cuales son limpias. De sus bateadores, solo dos están por encima de los .300. El chavalo revelación Wandley Ocón, quien promedia 600 puntos por nueve hits en 15 turnos y el siempre activo Norlando Valle, quien presenta un promedio de .421 por ocho cañonazos en 19 visitas oficiales al plato. 

Urge el despertar de Marvin Martínez, quien pese a impulsar seis carreras batea para un pobre .167, igual que el veterano Sandor Guido. Otro que necesita mostrarse más útil con el madero es Arnol Rizo, quien solo ha conectado dos incogibles en 23 turnos para promediar .087 puntos. Bateadores de la talla de Enmanuel Meza (.231, 6 H en 26 VB), Óscar Cortez (.240, 6H EN 25 VB) y Norlan Mejía (208, 5H en 24 VB) tienen la misión de ser más incidentes desde el cajón de bateo de cara a contribuir a que el equipo empiece a forjar mejores resultados que le hagan olvidarse de este mal inicio.

Picheo necesita respaldo

El picheo de los Leones de León presenta un promedio de carreras limpias permitidas de 3.91, un registro que quizá no permita valorar de la forma correcta el trabajo hecho por los lanzadores melenudos. Salvo la desastrosa presentación de Wilton López ante el Bóer, permitiendo seis carreras limpias en 5.1 entradas para una efectividad de 10.13, los tiradores felinos han sabido sortear las adversidades y quizá con un mayor respaldo ofensivo la historia fuera distinta. 

Por ejemplo, en el segundo juego contra Chinandega, el picheo leonés permitió tres carreras limpias, pero la ofensiva no carburó y el equipo perdió 3-0. En el tercer partido ante los Naranjeros, Junior Téllez perdió pese a un gran trabajo de ocho entradas de solo dos anotaciones.  Está claro que solo con picheo no puede ganarse un duelo, se necesita del aporte ofensivo y un ejemplo de esto fue el segundo partido ante los Indios, en el que Fidencio Flores con una actuación de siete innings y cuatro carreras limpias consiguió su primer triunfo gracias al respaldo de una ofensiva que conectó 11 imparables y anotó ocho carreras. 

De tal forma que si a ese picheo que está enviando señales de poder cumplir con las expectativas se le suma una ofensiva consistente, León podría levantarse de este mal arranque y empezar a mostrarse como el equipo llamado a ganar el título. Eso sí, deben hacerlo ya, aunque este fin de semana les será complicado, pues se enfrentarán a los inspirados e invicto Toros de Chontales de Iván Hernández. Ya veremos cómo reaccionan los felinos ante otra prueba exigente.