•  |
  •  |
  • Edición Impresa

El Arsenal derrotó este jueves por segunda vez en dos semanas al Milán (3-1), otro gigante de Europa venido a menos, y avanzó con brillantez, gracias a un marcador global de 5-1, a cuartos de final de la Europa League.

Ocho temporadas después, el conjunto del norte de Londres vuelve a unos cuartos de final de un torneo europeo. No es en la Liga de Campeones, la competición que ha frecuentado en los últimos años, sino la más modesta Liga Europa. Pero los ‘Gunners’ saben que si siguen avanzando rondas y se coronan el 16 de mayo en Lyon conseguirán salvar moderadamente una temporada hasta ahora mediocre.

El duelo entre dos gigantes del viejo continente con menos brillo que antaño -se enfrentaron el sexto de la Premier League con el sexto de la Liga Europa- cayó del lado del Arsenal gracias a un doblete de Welbeck y a un tanto de Xhaka. El turco Hakan Çanalhoglu fue el encargado de ver portería en el cuadro ‘rossonero’, que sufrió la inclemencia de un arbitraje casero y de un error grosero de Donnaruma en el segundo tanto local.

Tras el 0-2 conseguido la pasada semana en San Siro, el conjunto de Arsene Wenger afrontaba el duelo sabedor de que el pase a cuartos estaba al alcance de la mano. Pese a eso, el estratega francés no se confió y salió de inicio con su mejor once: sin Aubameyang (no inscrito), ni Lacazette (lesionado), Welbeck fue el encargado de liderar el ataque junto a Özil y Mkhitaryan.

Faltó contundencia 

El Milán, que necesitaba dos goles, se hizo con el timón del partido y tuvo recompensa a su valentía pasada la primera media hora, cuando Çalhanoglu se sacó de la chistera un disparo desde unos 30 metros que se fue abriendo y se coló por el palo izquierdo de la meta defendida por un Ospina que pudo hacer más.

Sin embargo, el juez de área frenó en seco la reacción ‘milanista’ y se inventó, en el minuto 39, un penalti después de que Welbeck se dejara caer en el área ante el tímido acoso de Rodríguez. El colegiado no vio la acción, pero fue el árbitro de área el que decidió pitar la pena máxima. El punta inglés fue el encargado de transformar desde los 11 metros y de asegurarse que el encuentro no se iría a la prórroga.

El Arsenal mató la eliminatoria en la segunda mitad, poco después de que André Silva rozara el 1-2 con una volea que se marchó fuera por milímetros. En el 71, Xhaka apuntó a la meta de Donnarumma desde fuera del área y el guardameta italiano, desde el suelo, se vio sorprendido por el bote, no logró atrapar la redonda y la acabó introduciendo en su propia portería.

Con el duelo y la eliminatoria sentenciada, Welbeck subió al luminoso el 3-1 definitivo a falta de cuatro minutos para el final con un cabezazo a placer desde dentro del área.  Así, el Arsenal se llevó por un marcador global de 5-1 una eliminatoria que, sobre el papel, parecía mucho más complicada y estará el sorteo de cuartos de final del viernes junto a Atlético de Madrid, Olympique de Marsella, CSKA Moscú, Sporting Lisboa, Leipzig, Lazio y Salzburgo.