•   Madrid, España  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Dicen que los grandes jugadores aparecen en los momentos importantes. En esta ocasión, apareció Andriy Shevchenko. El mítico delantero ucraniano, exjugador del Dinamo Kiev, AC Milán y Chelsea, entró a la sala con una evidente timidez, pero una vez que le empezaron a hablar de futbol su semblante cambió radicalmente. “Cuando era joven soñaba con ganar la Champions League”, dijo el Balón de Oro en el 2004. Años después sorprendería al mundo entero con su futbol y sus goles.

Shevchenko tuvo la responsabilidad de ser la mano inocente y extraer las pelotas en el sorteo de Nyon, al igual que la tuvo cuando tiró el penalti de la victoria en la final frente a la Juventus en Old Trafford.

El primero en salir fue el FC Barcelona de Valverde, que se enfrentará a la Roma de Di Francesco. Un equipo que regresa a los cuartos de final 10 años después con un proyecto sólido comandado por el exdirector deportivo del Sevilla, Monchi. Le tocó salir en el segundo turno al Sevilla de Vincenzo Montella, los Guardianes de Nervión debutarán en esta fase contra el temido Bayern Múnich del veterano Jupp Heynckes.La final de la Champions se jugará el 26 de mayo.

La tercera tanda fue para el vigente bicampeón, el Real Madrid de Zidane se verá las caras una vez más con la “Vecchia Signora” de Allegri en un enfrentamiento que perfectamente se le pudiera catalogar como un auténtico derbi Europeo. Merengues y juventinos se han enfrentado un total de 19 veces, con nueve victorias para el Madrid, ocho triunfos para la Juve y dos empates. El conjunto italiano ha sido capaz de ganar las cuatro eliminatorias previas al doble partido, pero el Real Madrid ha ganado las dos finales, Amsterdam 1998 y Cardiff 2017.

Los británicos fueron los últimos en apuntarse a la fiesta. El Manchester City de Guardiola y el Liverpool de Klopp, los dos representantes de la liga inglesa, chocarán en un duelo que promete ser extremadamente eléctrico. Los “Citizens” han formado un equipazo a base de golpe de talonario, pero los pupilos del alemán ya le plantaron cara en la liga doméstica y están confiados en que este puede ser su año.