•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

¡Por Dios, que forma tan brutal de terminar un combate! Casi 1 año después de su última victoria, el chinandegano Roberto Arriaza solamente necesitó 20 segundos para fulminar al estadounidense Sammy Valentín en el primer asalto, para arrebatarle y adjudicarse el título intercontinental 147 libras de la Organización Mundial de Boxeo (OMB), la noche del viernes en una cartelera celebrada en el Bryan Glazer Family JCC Auditorium, en Tampa, Florida.

Arriaza salió con todo desde el campanazo inicial. Encontró un hueco en la agrietada defensa del estadounidense y le conectó un potente cruzado de derecha que entró en lleno. Ese golpe produjo un daño mortal, Valentín ya estaba perdido, él, solito se fue a las cuerdas y allí el nica le metió una sinfonía de golpes al rostro con ambas manos, la cabeza de Sammy parecía una pera loca, fue entonces que el tercer hombre del ring dijo: ¡No más!

“El Dinamita”, seudónimo al que le hace honor Arriaza, llegó a 16 victorias sin derrotas, trece son por la vía del nocaut. No hay dudas de que los puños del muchacho son una bendición, nació con el don natural de poseer una fuerza  bruta en sus manos, técnicamente le falta mucho por mejorar, pero con un solo golpe es capaz de derribar cualquier muro.

El chinandegano no le ganó a un flan. Valentín llegó a este combate con un buen récord de 13 triunfos y solamente un descalabro. También se caracteriza por ser un golpeador nato, de sus trece victorias 10 son por la vía rápida, sin embargo, la noche del viernes se topó con un tipo más grande, portentoso y fuerte.

Puertas abiertas 

Ahora como campeón intercontinental, las puertas al ranking 147 libras de la OMB están abiertas para Arriaza. No solo eso, tendrá la oportunidad de buscar rivales de mayor renombre y porque no creer en que le puedan conseguir una pelea eliminatoria o de campeonato mundial de un solo golpe. Tiene un récord invicto y peleando en Estados Unidos ha demostrado madera para impactar: gana sus tres combates, dos por decisión y uno por nocaut.