•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Atravesando un extraño deslizamiento de lo fantástico a lo bostezante, el Barcelona defendió su invicto y se afianzó en la punta derrotando 2-0 al Bilbao con goles de Alcácer y Messi, aprovechando los dos puñetazos asestados al Atlético de Madrid en la mandíbula por el artillero turco de 21 años, Enes Unal, permitiéndole al incansablemente batallador Villareal, voltear un 0-1 para imponerse 2-1, alejando a la tropa de Simeone 11 puntos, con 9 fechas pendientes. Aunque las matemáticas lo niegan, se tiene la impresión que en la disputa por el título de la Liga, todo está consumado. La única forma de borrar esos 11 puntos, es con el Barsa perdiendo tres veces, registrando un empate, y el Atlético jugando perfecto, lo cual es muy difícil. El Real Madrid vencedor del Girona, a 15 puntos de la cima, necesita que el equipo azulgrana pierda 5 de los 9 juegos en la recta final.

 Ronaldo clava cuatro goles en victoria del Real Madrid

Con y sin brillo

El primer tiempo del Barcelona en el Nou Camp frente al Bilbao, fue fantasioso. Desfile de ensueños, flotar de banderas, pinceladas magistrales, y movimientos del Bolshoi. El gol de Alcácer en el minuto 7, remate seco desde el centro del área, recibiendo rasante de Jordi Alba, quien fue habilitado por Messi en proyección, y en el 29, el gol de Messi, conectado por Dembelé y utilizando su escopeta zurda. El desequilibrio era alarmante. Dos grandes atajadas de Kepa frustrando a Messi por arriba y por abajo, y los disparos de Coutinho y Paulinho devueltos por travesaño y poste, evitaron una diferencia caótica en el marcador. Frente a tan abrumadora superioridad, se esperaba que en el segundo tiempo se acentuara el dominio azulgrana, pero eso no fue posible porque el equipo de Valverde regresó a la cancha algo perezoso, y el Bilbao tomó la iniciativa, careciendo de profundidad. Poco a poco, el suspenso contenido en el 2-0, se fue desvaneciendo entre la inutilidad del Bilbao por inquietar verdaderamente a Ter Stegen, quien no necesitó de hacer alguna atajada de mérito.

 Los favoritos, visibles

Messi marcó el segundo gol del partido.

Unal, entró a matar

 La Juventus se deja en Ferrara sus primeros puntos de 2018

En el Estadio de la Cerámica, el Atlético logró adelantarse al Villarreal 1-0 con un penal ejecutado con poder y nitidez por el francés Griezmann. La decisión, justa por el claro estorbo al delantero en posición de remate, fue discutida inútilmente, y el equipo de Simeone, no pudo conseguir una ampliación tranquilizante al estrellar Koke un remate potente en el poste derecho. Entrando el partido a su etapa de desgaste, cuando las piernas se sienten más pesadas y los pulmones piden auxilio, en el minuto 81, después del ingresó de Unal como agitador contra el reloj, el Villarreal se inyectó de agresividad. El cabezazo del joven turco recibiendo con precisión de Alvaro, estableció el angustioso 1-1 que le sacaba dolorosamente dos puntos del bolsillo al Atlético. El drama se extendió al tiempo de reposición, y sobre el minuto 90, con las luces apagándose, su remate aprovechando el disparo de Bonera, fue hasta las redes de Oblak, sellando el 2-1 y dejando sin puntos, y prácticamente sin esperanzas,  al sub-líder.