•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

No sé cuántas veces los del Girona deben haberle gritado desesperadamente ¡Paz hermano Cristiano! Pero el portugués, enfurecido, nunca los escuchó. Sus cuatro goles demolieron la capacidad de resistir y el atrevimiento del Girona, vencedor del Real Madrid 2-1 en la décima jornada de esta liga de más sombras que luces para el equipo de Zidane, que ayer ajustó cuentas en el Bernabéu imponiéndose 6-3 en un duelo de vértigo sostenido y alto voltaje, que le permite alcanzar a los llamados por John Carlin “Ángeles Blancos”, 60 puntos, 15 menos que el Barcelona, pero con posibilidad de tumbar al Atlético del subliderato, con 4 de ventaja. La demostración de contundencia del Madrid, es un estimulante mientras se acercan los dos duelos con el Juventus en la Champions.

La furia del portugués

El primer gol de Cristiano, en el minuto 11 fue prefabricado. Cobrando un corner, Kroos trazó hacia Marcelo, este devolvió el balón al alemán, quien de inmediato envió el pase rasante que Cristiano remató con su zurda en el área, sin chance para el arquero Bono. A los 47, el segundo gol de la fiera, cuando un rápido y vertical tejido por el centro en proyección hacia el área, facilitó una entrega de Benzema que el implacable Cristiano concretó con zurda. El portugués clavó el tercero a los 63, cuando Bono no pudo retener un disparo de Benzema y Cristiano, siempre atento, empujó el balón a las redes. Su cuarta estocada fue en el minuto 90, aprovechando una entrega limpia de Kroos. Los otros dos goles del Madrid los anotaron Lucas Vásquez y Gareth Bale, en tanto los tres del Girona fueron consecuencia de cabezazos, dos de Stuani y uno de Juanpe. 

Tiempo a favor

Pendientes nueve juegos, no se ve cómo el Madrid pueda arrimarse al Barcelona, en cambio, si se considera viable, y para mí un hecho, que Cristiano con 22 goles, va a superar a Messi que tiene 25, en la lucha por el “Pichichi” de la Liga, y no solo eso, puede retar con posibilidad al egipcio Salah del Liverpool, quien también marcó cuatro en Inglaterra, y con un total de 28, encabeza la bota de oro europea.  Los 18 goles de Cristiano en los recientes 9 juegos, asombran y constituyen una seria advertencia a todos, pero esencialmente a Messi que llegó a tener una ventaja de 11 goles 12-1, que parecía insalvable pese al largo camino que quedaba por delante. Perdida la Liga, ese es el factor motivador que el demoledor portugués necesitaba.