•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Una vez más quedó demostrado que en el boxeo no siempre gana el más técnico, ni el que tiene los mejores recursos. Basta una sobredosis de corazón y gallardía, combinado con fuego y sangre en los puños para dar un golpe de autoridad en territorio enemigo. Es precisamente lo que hizo el chavalo Leyman Benavides, se fue a República Dominicana como supuesta víctima y se convirtió en el verdugo del boricua Wilfredo Méndez a quien le quitó el invicto y además como premio extra, se quedó con el cinturón Fedelatin 105 libras de la Asociación Mundial de Boxeo (AMB).

Triunfó el nica por decisión unánime (107-101, 107-101, 106-102) en un pleito que se alargó hasta los 11 asaltos reglamentarios cuando está en juego un título Fedelatin. En el análisis partamos desde lo que reflejan las tarjetas: un triunfo contundente. Ahora enfoquémonos en el enfrentamiento. Para los exigentes en cuanto a la estética se refiere, el pleito no fue el más brillante técnicamente, sin embargo, levantó a los aficionados de sus butacas por la lluvia de golpes que se tiraron desde el primer asalto.

A Benavides y Méndez se les olvidó el arte de defenderse, el enfoque principal de ambos fue el de dar y recibir, demostrar quién era el más fuerte y en ese particular el nica sacó la mejor parte. Leyman le recetó al boricua una sinfonía de uppers y volados de derecha que entraron en su rostro sin respuesta alguna. Tanto castigo recibió Méndez que sus pómulos terminaron inflamados, hasta el punto de que sus ojos estaban casi cerrados. ¿Pueden imaginarse cuántos golpes se tragó Wilfredo? Difícil hacer un conteo preciso. 

Al final el público efusivamente gritó el nombre de Benavides antes de que el anunciador le proclamara como ganador. Leyman, quien es promocionado por Pinolero Boxing de Marcelo Sánchez, quedó con una foja de 14 victorias (2 nocauts), 6 derrotas y 1 empate. En tanto, el boricua desmejoró su récord a 9 triunfos y 1 derrota. 

“Quiero salir de la pobreza”

“Hice una preparación buena en Nicaragua y gracias a Dios conseguí este título. Quiero salir de la pobreza porque vengo de una familia de pocos recursos. El boricua era un peleador duro. Me conectó dos veces fuertes pero me recuperé. Mi esquina me mandó a presionar”, indicó Benavides tras el combate.

Benavides se suma a una lista de 4 campeones regionales que tiene Pinolero Boxing. Recientemente Robin Zamora se convirtió en campeón Fedelatin 126 libras de la AMB, Alexander “Popeye” Mejía es monarca de las 122 desde el año pasado, y Julio Mendoza es campeón Fedecentro 105 libras de la AMB. Los cuatro peleadores tienen asegurado un puesto en el ranking de sus categorías.