•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Entre los relevistas que están luciéndose en el Campeonato Germán Pomares Ordóñez, es inevitable poner la mirada con especial atención en Carlos Rayo, el novel lanzador de los Indígenas de Matagalpa que ya acumula tres juegos salvados. Tiene 18 años y está lanzando como si en su maleta de recursos escondiera la experiencia de un veterano. Ciertamente no posee la apariencia física de un pícher intimidante, pero sí la inteligencia para estar luciendo muy dominante. Para confirmarlo, solo hace falta lanzarle un vistazo a los números que tiene tras haberse completado los primeros tres fines de semana de competencia. 

El muchacho originario de Ciudad Darío ha sabido fajarse en el montículo como un experimentado, convirtiéndose en pieza clave de los Indígenas, equipo que se ubica en el segundo lugar del grupo B con un récord de siete victorias y dos derrotas. Rayo ha relevado y finalizado tres de los nueve encuentros que ha disputado su equipo, recorriendo un total de 7.1 entradas en las que sus rivales no han sido capaces de producirles anotaciones y solo han podido conectarle par de imparables.

Pero eso no es todo, el aspecto que más cautiva del trabajo hecho hasta ahora por este joven lanzador es su frecuencia ponchadora, pues de los 22 outs que ha sacado a lo largo de sus tres salidas, 15 han sido por la vía de los strikes. De tal forma que sus estadísticas reflejan que es un lanzador con un ritmo de dos abanicados por cada inning lanzado. No hay forma de discutirlo, los números lo respaldan como uno de los cerradores más dominantes en el arranque de este Pomares.

Sus actuaciones

Su primera aparición fue viernes 2 de marzo, en la jornada inaugural de la décima edición del campeonato. Lanzó 2.2 episodios en el juego que Matagalpa le ganó con pizarra de 6-4 a Jinotega y en el que Berman Espinoza se apuntó la victoria. Rayo consiguió su primer salvamento del año al retirar a los seis bateadores que enfrentó, seis de ellos por la vía del ponche. 

Su segunda presentación ocurrió el viernes 9 de marzo en el desafío que los Indígenas, comandados una vez más por Berman, doblegaron 4-2 a los Cañoneros de Madriz. Entró a lanzar el octavo y el noveno episodio, y pese a recibir dos hits volvió a brillar ponchando a cinco rivales  y conquistando su segundo salvamento.  

Su más reciente demostración de dominio se dio el pasado sábado 17 de marzo, el día en el que los matagalpinos sufrieron para imponerse 5-4 a Nueva Segovia. Se apuntó juego salvado al tirar dos entradas y dos tercios en los que fusiló a cuatro de los contrarios y otorgó la única base por bolas que acumula hasta ahora. 

Su próxima aparición deberá ser en la serie contra la Costa Caribe, equipo ante el que buscará seguir demostrando que su gran inicio no es el resultado de una casualidad o de haber enfrentado a equipos considerados débiles, sino el producto de su evolución como lanzador. Es recomendable no perderlo de vista, pues amenaza con seguir impactando.