•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

En el 2014, con solo un ganador de 10 juegos, Jake Arrieta, los Cachorros terminaron últimos en su zona; en el 2015, Arrieta se agigantó en forma impresionante hasta alcanzar 22 triunfos y asegurar el Cy Young, siendo gran soporte para el asombroso tercer lugar de los Cachorros con 97 éxitos, detrás de Cardenales y Piratas, pero asegurando boleto para los Play Offs, cayendo ante los Mets por el banderín de la Liga; en el 2016, durante un salto espectacular hasta 103 victorias con Arrieta firmando 18, lograron por fin, ganar una Serie Mundial, terminando con una sequía que se inició en 1908; finalmente el año pasado, con Arrieta en un declive disimulado aunque sostenido pero proporcionando un aporte importante con la cifra máxima de 14 triunfos, volvieron a ganar la división necesitando sobrevivir 92 veces antes de ser derrotados por los Dodgers.

Rotación confiable

Perdiendo al derecho Arrieta en el mercado de Agentes Libres, líder en victorias, en efectividad y en whip del equipo, los Cachorros atraparon al japonés Yu Darvish por seis años garantizándole 126 millones, lo cual es una exageración para un ganador de 56 juegos en 5 temporadas, 11 menos que las 65 de Denis Martínez en ese mismo trayecto sin incluir su rápido debut de 15 días con 1-2 en 1976. La misión de Darvish, es tratar de ser tan útil como Arrieta. En esos cinco años, Darvish solo una vez ha logrado más de las 14 victorias de un debilitado Arrieta en el 2017, y nunca ha llegado a las 20 victorias. Su máxima cifra es de 16. Sin embargo, en Chicago tienen sus mayores esperanzas depositadas en su escopeta derecha, al frente de una rotación completada por Jon Lester, el tirador de curva reformada Kyle Hendricks, el colombiano de 29 años José Quintana, nunca un ganador de 14, y Tyler Chatwood o Mike Montgomery, con Brandon Morrow reemplazando a Wade Davis como cerrador.

El bateo a crecer

El bateo de los Cachorros se mantiene intacto, y seguramente seguirá siendo ruidoso jefeado por Antony Rizzo quien disparó 32 jonrones y empujó 109 carreras,  y Chris Bryant único cercano a los 300 puntos con 295 luego de disparar 162 imparables. El manager Joe Maddon, espera el funcionamiento ofensivo más enérgico para soportar la presión de los Cardenales de San Luis, y en ese aspecto, una de las piezas claves es el receptor Wilson Contreras, quien fue capaz de 21 jonrones y 74 empujadas, al igual que el intermedista Javier Báez, actualmente lastimado, y el guardabosques Kyle Schwarber…En materia de pitcheo, y consciente de lo esencial que es el bullpen, Maddon considera que los aterrizajes de los derechos Morrow y Steve Cishek, sin grandes cifras, agregados a Carl Edwards, le permitirán un buen manejo. Los Cachorros 2018 estarán en el terreno con Wilson Contreras detrás del plato, Anthony Rizzo en primera, Javier Báez en segunda, Adisson Russell en el short, Kris Bryant en tercera, Kyle Schwarber en el left, Alberto Almora Jr. en el centro y Jason Heyward con esos síntomas de decadencia, en la pradera derecha. Aparecen como favoritos para volver a ganar el centro de la Liga Nacional, pero sin pensar en regresar a los 100 triunfos.