•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El peruano Paolo Guerrero, sancionado por la FIFA por positivo en un control antidopaje, se reincorporará este martes a los entrenamientos del Flamengo, cuando faltan 45 días para que finalice la sanción de seis meses, anunció ayer el club brasileño.

La FIFA permite el regreso a los entrenamientos antes del fin de la sanción, aunque el jugador tan solo podría disputar un encuentro oficial a partir de mayo. No obstante, la defensa del delantero peruano espera la audiencia del recurso presentado ante el Tribunal Arbitral de Deporte (TAS) con el fin de anular su sanción, que, en caso de ser aceptado, permitiría el regreso inmediato de Guerrero al campo.

El jugador, de 34 años, está suspendido por la Comisión Disciplinaria de la FIFA desde el pasado 3 de noviembre tras dar positivo por el metabolito de la cocaína benzoilecgonina, que está incluida entre los estimulantes prohibidos por la Agencia Mundial Antidopaje (AMA). La sustancia se le detectó después de un control antidopaje al que se sometió el pasado 5 de octubre en Buenos Aires, donde disputó con su selección el partido de clasificación para el Mundial de Rusia 2018 ante Argentina.

La sanción para el goleador fue inicialmente de un año, pero la Comisión de Apelación de la FIFA la redujo el pasado diciembre para seis meses, lo que le permitirá tener posibilidades de disputar el Mundial de Rusia 2018. A comienzos de año, el Flamengo suspendió el contrato del delantero hasta que recupere la condición para jugar, pero el vínculo será automáticamente renovado una vez que vuelva a entrenar con el conjunto carioca.