•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Crecí escuchando tantas historias sobre “Los bombarderos” del Bronx, que llegué a imaginarlos como las tropas de Alejandro, de Julio César, o de Napoleón, haciendo estragos. Es lo que se piensa, ¿serán capaces estos Yanquis que tienen cinco temporadas de no ganar un título zonal? Las salidas de Starlin Castro y de Todd Frazier, abrieron dos grietas en segunda y tercera base, que se suponía, serían cubiertas por prospectos brillantes, Gleyber Torres, Miguel Andújar y Ronald Torreyes. Noahh. La presión los ahogó en el entrenamiento y fueron enviados a las menores, mientras la gerencia, sin perder tiempo, conseguía a Neil Walker de 31 años, bateador de 76 jonrones en sus recientes cuatro campañas, para instalarlo en la intermedia, y Brandon Drury de 25 años, con 29 vuelacercas en sus dos recientes campañas militando con Arizona, sin recorridos completos. Drury defenderá la tercera base, posición que tiene como icono yanqui a Craig Nettles, pese a Alex Rodríguez. Bueno, eso creo yo, por razones conocidas. 

Parejas explosivas

La historia de los Yanquis 2018, de ser exitosa, podría ser llamada “De Ruth y Gehrig a Stanton y Judge, pasando por Maris y Mantle”. Hay otras parejas históricas pero no tan destructivas: Gehrig-Dimaggio en los años 30, Henrich-Dimaggio en los 40, un hueco en los 50 porque Dimaggio y Mantle solo estuvieron juntos un año, el último de Joe y el primero de Mickey en 1951, pero en el inicio de los 60, el impacto provocado por Maris y Mantle, fue brutal, y en los 70, recortado el nivel de furia, Reggie Jackson y Craig Nettles tronaron con menos intensidad, como Winfield y Reggie en el incio de los 80, y Bernie Williams con Tino Martínez ayudados por Paul O´Neill en los 90. El mundo del beisbol espera que con el cañoneo de Giancarlo Stanton y Aaron Judge, bateadores de 59 y 52 jonrones el año pasado, y el agregado que puede proporcionar el receptor boricua Gary Sánchez, con el antecedente de 33 jonrones y 99 remolques, este equipo que será dirigido por Aaron Boone, se proyecte en busca de su 28 coronación en series mundiales, si Astros y Dodgers, lo permiten.

Hay punch y fluidez

La alineación es eriza-pelos para cualquier tirador por muy Kluber o Verlander que sea: Brett Gardner 157 hits, 21 jonrones y 23 robos, será el primer bate y left fielder; Aaron Judge, 52 cuadrangulares, cifra récord para un novato, y 114 empujadas, jardinero derecho; GianTBBcarlo Stanton 59 vuelacercas y 132 impulsadas,  funcionando como Bateador Designado; Greg Bird, oportuno bateador zurdo que extrañamente flaquea contra pitcheo derecho, limitado por lesión a 147 turnos con 9 jonrones y 28 producidas, cuarto en el line-up y primera base; detrás, el temido Gary Sánchez, evolucionando como catcher y tratando de sostener cifras tan llamativas como son 33 cuadrangulares y 90 empujadas; el short ya crecido Didi Gregorius que fue capaz de descargar 25 vuelacercas con 87 remolques; el ambidextro Aaron Hicks como jardinero central, con Niel Walker y Brandon Drury con cifras ya presentadas, completando la ofensiva.

¿Responderá el pitcheo?

Luis Severino, derecho de 23 años, tomará el mando en el pitcheo después de un balance de 14-6 con 2.98 y 230 ponches, la tercera más grande cifra de un yanqui, solo superada por Ron Guidry 248 y Jack Chesbro 239; como segundo brazo el japonés Masahiro Tanaka 13-12 y 4.74 en su cuarta temporada, delante de Sonny Gray, quien llegó de Oakland envuelto en buenas expectativas y registró 4-7 con 3.72; el veterano e inagotable zurdo C. C. Sabathia, que logró elevarse hasta 14-5, y Jordan Montgomery, líder entre los tiradores novatos en aperturas 29, ponches 144, y recorrido 155 entradas. Da la impresión de ser una rotación confiable, por el respaldo ofensivo, y la consistencia de un bullpen que tendrá al cubano Aroldis Chapman 22 salvados y 69 ponches en 50 innings, como cerrador junto con Dellin Betances, y David Robertson, de regreso a tiempo sacado de los Medias Blancas manejando dificultades con Chad Green, Tommy Kanhle y Adam Warren. Un gran equipo visto al revés y al derecho, de la cabeza a los pies.