•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Antes de abrirse el telón de los entrenamientos primaverales, a Juan Carlos Ramírez se le pidió que se enfocara al máximo para convencer a los Angelinos de que su brazo estaba saludable y que merecía optar por un puesto en la rotación. Casi al mismo tiempo, ocurrió algo similar con Cheslor Cuthbert, a quien se le exigió que aprovechara cada espacio que los Reales de Kansas City le ofrecieran en el Spring Training con el objetivo de ganarse la titularidad. ¿Cómo respondieron ellos a tales peticiones? Simplemente superando cualquier expectativa. Entonces, ¿qué más pedirles?

J.C. no solo demostró que su brazo derecho estaba listo para lanzar tras varios meses de inactividad producto de haberse sometido a un tratamiento de inyección de células madre, sino que a base de presentaciones dominantes, en las que exhibió un excelente control y una velocidad humeante, confirmó su presencia en el cuerpo de abridores de los Angelinos. Lo de Juan Carlos ha sido impresionante y para confirmarlo solo falta echarle un vistazo a sus estadísticas. En tres aperturas con el equipo grande tuvo un promedio de carreras limpias permitidas de 3.72 y en 9.1 entradas completas ponchó a once rivales, a la vez que solo otorgaba una base por bolas. 

Conscientes que el capitalino había mostrado suficiente y necesitados de probar a sus jóvenes lanzadores, los Angelinos decidieron enviarlo a tirar en la categoría Triple A y él, empeñado en no dejar dudas de su capacidad, siguió mostrándose dominante. En su primera salida solo permitió una carrera en 4.2 episodios, recorrido en el que admitió tres hits, otorgó una base por bolas y ponchó a ocho adversarios. Ayer, ante el equipo filial Triple A de los Gigantes de San Francisco, volvió a dejar constancia de su gran momento, pues en 6.0 innings no consintió anotaciones, le conectaron dos hits, le negociaron dos pasaportes y ponchó a tres bateadores. De tal forma que en este Spring Training lanza para 2.21 y en 20.1 entradas poncha a 22 rivales. ¡Impresionante!

Se merece un puesto

Por su parte, Cheslor Cuthbert ha impresionado con su bateo, tanto que uno lo cree merecedor de quedarse con el puesto de bateador designado titular para esta campaña. El regreso de Mike Moustakas le cerró las puertas en la antesala y la llegada de Lucas Duda le cerró espacios en la inicial, sin embargo, no se amedrentó frente a ese contexto de gran competitividad y con un repunte ofensivo está dando mucho de qué hablar en los Reales. Tras varios altibajos, el costeño lleva seis juegos consecutivos conectando de imparable y esto le ha permitido meterse entre los mejores bateadores de los entrenamientos primaverales con un promedio de 360 puntos. 

Una actuación así nadie la esperaba, pero él, que se ha caracterizado por ser un excelente cazador de oportunidades, lo está haciendo. En 50 turnos acumula 18 cohetes, entre ellos seis dobles y dos cuadrangulares, con el agregado de seis carreras impulsadas y nueve anotadas, luciéndose como un bateador incidente. A esto súmenle sus grandes actuaciones a la defensiva. 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus