•   Managua y León  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Desde Javier Robles metiéndose al selecto grupo de bateadores con cuatro dobletes en un mismo partido, hasta José David Rugama lanzando el cuarto Juego Perfecto en la historia del beisbol nacional, pasando por el histórico salvamento 78 de Jacinto Carrero y el ascenso de Juan Oviedo al quinto puesto de los máximos hiteadores históricos en el beisbol casero, el primer mes del Campeonato de Beisbol Superior Germán Pomares Ordóñez dejó una y mil historias por contar. Aquí un detalle de los hechos que más impacto provocaron tras los primeros cuatro fines de semana. Ojo, el orden en que aparecen responde a un factor propiamente cronológico.

 Cheslor de 2-0, Blandino a Triple A

Robles en selecto grupo

En los últimos años Javier Robles no solo ha sido uno de los mejores bateadores de los Indios del Bóer, sino también de todo el campeonato. Sus dos lideratos consecutivos en imparables conectados dan prueba de ello. Para este 2018, el muchacho entró con la expectativa de mantenerse en la cima de los hiteadores y su arranque fue impresionante. Desde el primer fin de semana hizo historia, pues el sábado 3 de marzo, cuando con un ataque de 17 cañonazos el Bóer superó 13-5 a las Fieras del San Fernando, él bateó de 6-5, anotó cuatro carreras y remolcó otras cinco. Sin embargo, el dato que lo metió a la historia de las estadísticas del beisbol nacional fue que de sus incogibles cuatro fueron dobles, metiéndose en el selecto grupo de los bateadores con más dobletes en un mismo juego, integrado por Próspero González (San Fernando-1993), Alexis Mendoza (Granada-1995), Francisco Rayo (Matagalpa-1995) y Juan Oviedo (San Fernando-1997).

José David Rugama lanzó juego perfecto ante las Fieras del San Fernando.

Carrero y sus 78 salvamentos

El domingo 4 de marzo, en el juego que los Tiburones de Granada le ganaron a los productores de Boaco 7-5, el tirador leonés Jacinto Carrero se convirtió en el máximo rescatista del beisbol nacional con 78 salvamentos, superando los 77 que entre 1989 y 2010 consiguió el también leonés Donald Calderón.  ​Carrero, que debutó en el 2003 vistiendo el uniforme de Estelí, entró en el séptimo episodio en sustitución del relevista William Raudez y aunque su presentación no fue la mejor, consiguió preservar la victoria y romper el récord. Durante 2.1 episodios, recorrido en el que enfrentó a 11 bateadores y realizó 27 lanzamientos, Jacinto admitió cinco imparables, entre ellos un triple, permitió tres carreras limpias y ponchó solo a un rival. Fue así, con una actuación discreta, como se convirtió en el rey de los salvamentos del beisbol casero.

 Además: ¡Ojo con ellos!

Oviedo, el quinto más hiteador

El veterano Juan Oviedo, pelotero de 45 años y cuya carrera en el beisbol nacional inició en 1994, vivió una noche inolvidable ante un testigo de lujo el pasado viernes 9 de marzo en el Estadio Nacional Dennis Martínez. En el primero de los tres juegos entre los Dantos y Estelí, Oviedo bateó un doble en el cuarto episodio, convirtiéndose en el segundo artillero en llegar a 300 dobletes en el beisbol nacional, el primero fue el legendario receptor Marlon Abea (309). Luego, Juan conectó un cuadrangular que fue el imparable 1,587 de su carrera y con el que desplazó del quinto puesto de los máximos hiteadores de la historia de los campeonato nacionales a Henry Roa (1,586), quien como mánager de Estelí estaba presenciando el juego desde el dogout visitante. Los Dantos ganaron el desafío 6-2 a los norteños.

 Bóer busca barrer hoy a Estelí

Rugama alcanza la perfección

Tras haber logrado dos “No Hitter” en su carrera, el primero de cinco innings ante la Costa Caribe el 27 de marzo de 2010 y el segundo frente a Zelaya Central el 17 de abril de 2016, José David Rugama, destacadísimo tirador de los Toros de Chontales, pensó que jamás se le volvería a presentar la oportunidad de aproximarse a la hazaña de forjar un Juego Perfecto. Sin embargo, el sábado 10 de marzo, en el duelo que sus Toros le ganaron por nocaut de 11-0 a las Fieras del San Fernando en siete entradas, alcanzó la perfección al retirar a los 21 bateadores que enfrentó, incluyendo a siete por la vía de los strikes. Rugama se convirtió en apenas el cuarto pistolero en lograr un Juego Perfecto en el beisbol nacional, siendo los otros Emir Darse (1981), Asdrudes Flores (1991) y Boanerges Espinoza (2011).