•   España  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Holanda pasó este lunes por encima de la campeona de Europa y venció con facilidad a Portugal con tres goles en la primera parte, en un partido en el que ni siquiera Cristiano Ronaldo pudo evitar la goleada que sufrió su equipo.

La renovada Holanda, que se perderá el próximo Mundial, dejó sentenciado el partido en el primer tiempo con tres zarpazos a la portería de Portugal, que ni siquiera fue capaz de tirar a puerta en los primeros 45 minutos.

Tras el descanso, aunque las “quinas” se reactivaron y gozaron de alguna oportunidad, se encontraron con una defensa sólida y un acertado Cillessen en la portería, donde el guardameta suplente del Barcelona se lució con varias paradas.

Ambos equipos saltaron al césped con muchas novedades respecto al último partido, especialmente Portugal, ya que Fernando Santos hizo cambios hasta en la portería y solo mantuvo a Ronaldo y al defensa del Marsella Rolando.

Pero la jugada le salió mejor a Ronald Koeman, que afrontaba su segundo partido en el banquillo de los tulipanes y, tras perder en su estreno contra Inglaterra, supo pasar por encima de la campeona de Europa.

A pesar de que empezó más metida atrás, la joven Holanda aprovechó la pasividad de la defensa portuguesa para adelantarse en el minuto 12, en la primera ocasión del partido.

Tras una subida por la banda derecha, el balón le cayó a Van de Beek en la entrada del área y el debutante intentó rematar sin acierto, pero Memphis Depay se anticipó a la defensa lusa para rematar desde el suelo y hacer gol.

Ronaldo llegó a reclamar un penalti a la media hora al entender que fue derribado dentro del área, pero el árbitro no señaló nada y dejó que el juego siguiese y los holandeses no tardaron ni dos minutos en ampliar su ventaja.

De Ligt se escapó por la derecha y puso un centro para la cabeza de Ryan Babel, que se sacó un remate a bocajarro en el que Anthony Lopes no pudo hacer nada.

El guardameta de las “quinas” evitó el tercero en el 43, pero el tanto terminó llegando justo antes del descanso. En una falta lanzada desde la derecha, De Ligt nuevamente tocó el balón con la cabeza y se la dejó a Van Dijk. El del Liverpool, sin oposición de la defensa lusa, hizo el tercero con el pie derecho.