•   París, Francia  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Cuando era médico del club de fútbol del Lyon, Emmanuel Orhant hizo que se impartieran cursos de cocina e incluso envió cocineros a casa de jugadores jóvenes "que comían cualquier cosa, kebab o hamburguesas".

Este doctor, ahora director del Centro Médico de Clairefontaine, el 'cuartel general' de la selección francesa, es uno de los especialistas en supervisar los dos principales peligros que amenazan a los talentos del fútbol en su vida diaria: una mala alimentación y las noches de insomnio frente a las redes sociales o las series de televisión.

Todo ellos sin dejar de insistir en que una buena nutrición y un sueño adecuado son esenciales para la prevención de lesiones.

Demasiada carne

La alimentación del joven talento francés Ousmane Dembélé (20 años) fue noticia en el FC Barcelona, cuando se estaba recuperando de una lesión en el muslo izquierdo.

"Dembélé y muchos otros jugadores recurren a personas de confianza, a nutricionistas que les ayudan", explicó su entrenador, Ernesto Valverde, mientras que el entorno del jugador, preguntado por la revista France Football, desmentía cualquier mal hábito del ex del Borussia Dortmund.

En Lyon, donde trabajó de 2008 a 2017, Emmanuel Orhant reconoce haber tenido varios casos de jóvenes jugadores que recurrían con mucha frecuencia a la 'fast food'.

"Se les pesaba diariamente y se medía el cálculo de su masa grasa muy regularmente. Recuerdo el caso de un jugador que se fue después al Lille. Hacía cualquier cosa. Para hacerle comprender las cosas se le retiró del entrenamiento una semana, únicamente corría con un preparador físico, sin hacer fútbol", indica.

En el fútbol francés las cuestiones dietéticas no están tan desarrolladas como en otros países, según el especialista Michel Martino, que trabaja para el Toulouse desde 2016.

"En Inglaterra, en Italia y en España están muy por delante. Hay nutricionistas en todos los clubes, a veces dos por club. En la mayor parte de los clubes de la Ligue 1 es el fisioterapeuta, el médico o el preparador físico los que se encargan del tema", subraya.

¿Podremos alimentarnos sin morir de sed?

Este dietista-nutricionista realiza planes de alimentación para los jugadores del Toulouse: uno para los días de entrenamiento, otro para la víspera de un partido y un tercero para el 'día D'.

"El carburante principal de cada deportista son los glúcidos (pasta, arroz, patatas). Después vienen las frutas y las verduras, que a menudo se dejan algo de lado", cuenta. "Globalmente, la sociedad consume demasiadas proteínas (carne, pescado, huevos...) y nos encontramos a veces con futbolistas que consumen equivocadamente las mismas cantidades que un culturista", indica.

Para evitar problemas con la alimentación, cada vez más clubes organizan al menos dos de las comidas del día en el club (desayuno y comida), sin pretender tampoco un control total intransigente.

"Se autoriza una comida de placer a la semana. Eso sienta bien a la cabeza, permite relajarse. En general es después de los partidos y tampoco es una orgía", puntualiza Michel Martino.

Horas de sueño insuficientes

El otro problema recurrente es la falta de sueño. Emmanuel Orhant, el director del Centro Médico de Clairefontaine, habla de "adicción a las series de televisión", con deportistas que "tragan cuatro o cinco episodios de 50 minutos por la noche. Y luego están los tuits y las redes sociales en sus teléfonos móviles", lo que inevitablemente resta tiempo al descanso.

En el AS Mónaco recurrieron incluso a un especialista en el sueño, el profesor Frnaçois Duforez.

En las selecciones juveniles son muy conscientes del peligro, que como en el caso de la mala alimentación es un problema que sobrepasa los límites del fútbol y alcanza a un sector amplio de la sociedad.

"Hay que vigilarlos porque efectivamente hay nuevos ritmos de vida que se imponen", estima Ludovic Batelli, exseleccionador de Francia en categoría Sub-20.

Para recuperarse de noches con poco descanso hay a menudo "grandes siestas por la tarde, de tres a cuatro horas". Y por ello "es complicado dormirse por la noche, es un círculo vicioso".

El huevo aumentará tus músculos

En el Mundial Sub-20 del año pasado en Corea del Sur, el técnico francés exigía a sus jugadores que fueran a sus habitaciones "como muy tarde entre las 23h00 y las 23h30".

"Pero luego no se puede pedir al cuerpo técnico que los vigile toda la noche. Yo soy entrenador, no soy un policía. Corresponde a cada muchacho ver qué quiere hacer en su carrera o durante el torneo".