•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

Los Reales de Kansas City hicieron oficial la alineación que usarán en el “Opening Day”, o juego inaugural, de este año en las Grandes Ligas, en la que el nicaragüense Cheslor Cuthbert, figura como uno de los elegidos para enfrentar a Los Medias Blancas de Chicago en el Kauffman Stadium, en Kansas, a las 2: 15 p.m.

El jugador oriundo de Corn Island parte como bateador designado, en lugar del lanzador Danny Duffy, y quinto en el orden de bateo.

 Lea: Texas podría recontratar a Bartolo Colón

Cuando Kansas anunció su LineUp oficial para el primer juego, nació la duda sobre cuál posición jugaría Cuthbert, puesto que en el Spring Training actuó en todas las posiciones del infield.

LineUp de Kansas City para el primer juego de la temporada. Foto: Tomada del Facebook de Kansas City Royals/END

Siendo un tercera base natural, esta podía ser una opción, sin embargo Ned Yost, mánager de Kansas, no dio lugar a sorpresas y colocó ahí a Mike Moustakas, quién hace menos de un mes firmó por un año más con los Reales.

Luego de la partida de Eric Hosmer a San Diego, jugar en la primera base era la posibilidad de más peso para el jugador costeño, no obstante, Yost se decantó por Lucas Duda, jugador con quien Cuthbert podría pelear o rotarse la inicial este año.

 De interés: ¿Qué más pedirle a Juan Carlos y a Cheslor?

En el reciente Spring Training, Cheslor participó en 21 juegos, tomando 59 turnos al bate, de los que anotó 11 carreras y conectó 22 imparables, de estos, seis fueron dobles y en tres de ellos tumbó la cerca.

Cutberth además, impulsó nueve carreras y se ponchó en ocho ocasiones, dejando así su promedio en .373 puntos, el más alto del nicaragüense en los últimos cuatro años de Spring Training.

El año pasado, Cheslor Cuthbert participó en 58 de los 161 juegos que realizaron los Reales y solo en 36 apareció en la alineación titular.

 Además: Cuthbert podrá seguir desarrollándose

En total, el costeño tuvo 143 turnos al bate y conectó 33 imparables, en una temporada en la que le fue difícil conseguir la consistencia que le permitiera lograr mejores registros, resumiendo un promedio de .231, 18 carreras remolcadas y dos cuadrangulares.