•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

¡Qué despegue de temporada amigos! De todo, y mucho. Ahí tenemos señales inequívocas de encontrarnos frente a una de esas temporadas inolvidables, como las de 1968 y 1998, asoman ahora en este 2018. Con los cinturones ajustados, voy a realizar un rápido tour a través de lo ocurrido en las jornadas de jueves, viernes y sábado. 

El jonrón de Ian Happ de los Cachorros sobre el primer lanzamiento de la campaña realizado en Miami por José Ureña de los Marlins, no se escuchó en todo el planeta como se dice hiperbólicamente del conectado por Bobby Thompson en 1951 contra Ralph Branca, pero fue el primer gran impacto emocional, empujándolo a hacerle compañía a Dwight Evans de los Medias Rojas en 1986; mayor ruido provocó Matt Davison de los Medias Blancas volándose la cerca tres veces contra el pitcheo de Kansas. Fue la cuarta vez que alguien truena tanto en una facha inaugural. Por segundo año seguido, George Springer, figura cumbre de la última Serie Mundial, abre fuego jonroneando como lead off de Houston, ahora contra Cole Hamels de Texas.

Cañoneo de Stanton

Una mayúscula expectación rodeaba el debut de Giacarlo Stanton con los Yanquis, y el bateador de 59 jonrones, colocó una pelota en órbita en su primer turno, agregando otro jonrón y un doble en el estadio de Toronto, mientras Luis Severino se apuntaba su primer triunfo, con el derecho japonés Masahiro Tanaka garantizando la segunda victoria yanqui antes de perder dos veces; el jonrón de Adam Jones en el fondo del inning 11 en Baltimore, dejó tendidos a los Gemelos en el cierre de juego más dramático del primer día, en tanto Justin Verlander se mostró como ese gigante de la colina que es, colgando 6 ceros desde el montículo de Houston, en la victoria por 4-1 sobre Texas, y ese veterano construido con mármol, Alberto Pujols, descargaba su jonrón 615 en triunfo de los Angelinos 8-5 contra Oakland. Vimos a Charlie Blackmon disparar tres jonrones en los juegos 2 y 3 de Colorado.

La mayor rareza, hay que adjudicársela al segunda base de los Gigantes de San Francisco Joe Panick, quien decidió las dos primeras batallas con los Dodgers con jonrones solitarios contra Clayton Kershaw y Kanley Jansen, sellando un doble 1-0. Parece ser algo sin precedentes. El mejor duelo de pitcheo lo ganó el venezolano Félix Hernández de los Marineros al imponerse 2-1 a Corey Kluber de los temidos Indios de Cleveland, con el primer jonrón de Nelson Cruz; el joven cañonero de los Filis Ryan Hoskins, se adelantó a Cody Bellinger y Aaron Judge, jonroneando contra los Bravos de Atlanta, mientras Ty Blach de los Gigantes, reemplazando a Madison Bumgarner, salía de la nada para superar a Kershaw, a quien le sacaron del bolsillo el Premio Cy Young de la Liga Nacional el año pasado.

Duelo Wood-Cueto

El partido más desgastante, se extendió por 17 entradas, derrotando los Marlins a los Cachorros 2-1 en lo que fue la primera victoria del cubano Odrisamer Despaigne, mientras el “as” de los Nacionales Max Scherzer, ponchaba a 10 en siete entradas asegurando un triunfo por 2-0 sobre los Rojos de Cincinnati. En Los Ángeles, un trabajo de 8 ceros y solo un infield hit en contra de Alex Wood, fue malogrado por otro similar, también de un hit en siete entradas de Johnny Cueto, ganando los Gigantes finalmente 1-0 por segunda noche seguida. Un duelo que hizo recordar el de Bob Hendley y Sandy Koufax y el de Juan Marichal y Warren Spahn. En Boston lamentaron ver perder a su mejor tirador Chris Sale, pero se sintieron estimulados por la gran faena del zurdo David Price. Preocupación entre Yanquis por la vulnerabilidad de Dellin Betances y David Robertson, dos de sus pilares en el bullpen.

¿Siguen con sus cinturones abrochados? Hacen bien.