•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Desde sus primeros pasos en el beisbol, Cheslor Cuthbert se ha caracterizado siempre por ser un feroz cazador de oportunidades, y en el inicio de la actual temporada de Grandes Ligas lo está demostrando nuevamente, pues ha conectado de imparable en cada uno de los tres partidos de los Reales de Kansas City, elevando su promedio ofensivo a 500 puntos como resultado de ligar tres cañonazos en seis turnos al bate y exhibiéndose como un artillero consistente, factor clave para adueñarse de la titularidad. 

Ayer, en el juego que los Tigres de Detroit le ganaron 6-1 a los Reales, Cuthbert no apareció en el line up inicial, sin embargo, entró a jugar en el séptimo inning como defensor de la primera base y cuarto en el orden al bate, en sustitución del inicialista Lucas Duda. Su única visita al plato ocurrió en la novena entrada, cuando con un out en la pizarra y con cuenta de tres lanzamientos malos y uno bueno, logró descifrar una bola rápida soltada por el relevista derecho Warwick Saupold, conectando hacia la zona del jardín izquierdo su tercer imparable en igual número de encuentros. 

Antes de este desafío, Cheslor había sido titular en los dos primeros juegos de los Reales, alineando como bateador designado. Se fue de 3-1 con una carrera impulsada el pasado 29 de marzo en su primer Opening Day en Las Mayores, y el sábado 31 bateó de 2-1 con un remolque. De tal forma que el nicaragüense está viviendo un gran inicio de temporada, demostrando con números que puede serle muy útil a su equipo y que lo hecho en el Spring Training no fue consecuencia de un momento de inspiración, sino el resultado de su evolución como bateador de todos los días.