•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El peso cuesta. Cristofer “El Látigo” González está pasando por una de las etapas más dolorosas de todo boxeador, bajar las últimas libras para dar la categoría. El peleador de la Colonia Nicarao, quien retará al japonés Daigo Higa por la faja 112 libras del Consejo Mundial de Boxeo (CMB), el próximo 15 de abril en Japón, marcó ayer 118, colocándose a seis del peso en el que está estipulado su enfrentamiento.

González viajará este jueves a Japón en horas de la noche junto a sus entrenadores Róger González y Wilmer Hernández. Es posible que el muchacho sea acompañado por su mamá, doña Julia González, quien se uniría al equipo para aportar en la parte motivacional de Cristofer, conocido por ser un peleador muy apegado a su familia, principalmente a su progenitora, quien prácticamente ha sido el apoyo más importante en su carrera.

Cristofer González sigue entrenando en el gimnasio Roger Deshón.

Físicamente bien. “Las últimas libras como todos saben son las que más cuestan, pero la parte más dura del entrenamiento ya se hizo. Me siento bien, fuerte, motivado para dar un golpe de autoridad en Japón y regresar como campeón a Nicaragua”, indicó González tras más de 2 horas de entrenamiento en el gimnasio Roger Deshón.

¿Melo en condiciones? Melvin López, conocido popularmente como Melo, pelea el 28 de abril, día en que disputará el título mundial juvenil 118 libras de la Organización Mundial de Boxeo (OMB). Ayer reapareció en el gimnasio Roger Deshón. Púgiles y entrenadores me comentaron que no lo vieron en Semana Santa ajetreándose y a simple vista, uno se da cuenta que el prospecto no anda en el mejor estado físico de cara a un combate de esta envergadura como el que sostendrá.

López, un peleador que empezó en 108 libras y que ahora está haciendo carrera en 118, ha criticado fuertemente por sus constantes problemas en la báscula. Veremos si esta vez no falla y cumple. Es una pelea importante. Debe comprometerse más.