• |
  • |
  • END

No hay vuelta atrás. En lo que resta de la semana, Devern Hansack será sometido a una operación en su hombro derecho dislocado, motivo suficiente para que los Medias Rojas le dieran de baja del roster de 40 para subir a las Mayores al jugador de cuadro, Jeff
Bailey.

Lo que más llama la atención es que Boston insiste en firmar de nuevo al derecho de Laguna de Perlas después de que pase por el quirófano, porque aunque estará en la lista de waivers –por cumplir un proceso administrativo obligatorio- bajo esas circunstancias es seguro que ningún equipo podría mostrar interés en él.

El propio Craig Shipley, vicepresidente internacional de scouteo de Boston, llamó a Hansack para confirmarle que la organización pretende recontratarlo con un bono por una cifra simbólica pues le mantendrían el mismo salario que estaba ganando en las menores antes de la operación quirúrgica.

Pero también se ha filtrado de la dirigencia de los Medias Rojas que sospechan que la causa de la lesión de Devern fue la falta de entrenamiento previo al spring training. Como a todo pelotero, la organización lo envió a Nicaragua con un plan de trabajo que debía cumplir en el tiempo muerto antes de su reporte al entrenamiento de primavera.

Aún así, mantienen sus intenciones de adquirir al nica, que a sus 31 años de edad está con la urgencia de recuperar el tiempo perdido por no tener el chance de lanzar en Grandes Ligas.

Hansack confirmó que quiere seguir en Boston, y desechó tajantemente la posibilidad de buscar un contrato con otro equipo.

“Me hubiera gustado que Hansack le dijera que no a Boston y buscáramos un chance con otro equipo, para eso tendría que poner todo su empeño en su recuperación hasta demostrar que quedó en muy buenas condiciones después de la operación pero no quiere hacerlo y prefiere quedarse”, comentó Evelio Areas Jr., representante de Hansack.

Hasta ahora Boston no ha dado ninguna señal de que le interese Hansack para subirlo a Grandes Ligas, y aunque se asegure que le cambiaron de abridor a relevista en el Pawtucket en Triple A para darle un chance en ese rol en el equipo grande, parece una decisión que se ha tomó muy tarde –por su edad- como para esperar que se adecue y lo suban.