•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El derecho nicaragüense Roniel Raudes, quien en el 2016 fue escogido como el mejor lanzador de los Medias Rojas de Boston en Ligas Menores, será el encargado de abrir el duelo que su equipo, el Salem Red Sox de la categoría Clase A Avanzada, sostendrá hoy (5:05 p.m.) contra el Buies Creek Astros, sucursal de los Astros de Houston, en el Opening Day de las Ligas Menores.

El tirador granadino, que firmó en el 2014 con los Medias Rojas por un bono de 250,000 dólares, estará en su cuarta temporada en el circuito de las Menores y la segunda con el Salem, equipo con el que el año pasado consiguió cuatro victorias y siete derrotas con una efectividad de 4.50 en 23 aperturas, números que le hicieron bajar del puesto 11 al 22 en la valoración de los mejores prospectos de Boston. 

En el 2017, en un total de 116 episodios lanzados permitió 134 imparables, entre ellos 14 jonrones, otorgó 44 bases por bolas y ponchó a 95, a la vez que admitía 58 carreras limpias.  De acuerdo con una nota publicada en el sitio oficial del Salem, este año el nicaragüense buscará mejorar sus registros de la campaña anterior y para ello “usará su gran cambio y su excelente control”. 

La mejor temporada de Raudes ha sido la del 2016, cuando lanzando para el Greenville Drive cosechó 11 triunfos y cayó solo seis veces en 24 salidas como abridor, forjando a lo largo de 113.1 episodios una efectividad de 3.65, con el agregado de 104 ponches. 

Debe crecer

En el recién terminado Spring Training de las Grandes Ligas, fue invitado por los Medias Rojas a tener acción en un partido. La oportunidad le llegó el 01 de marzo y aunque permitió dos incogibles y le anotaron una carrera, logró sacar los tres últimos outs del juego que Boston le ganó 9-6 a los Cardenales de San Luis.  

El año 2018 se presenta como el escenario ideal para que Roniel Raudes, ahora con más experiencia, recupere los buenos conceptos sobre su talento y empiece a escalar en las Menores. Eso sí, necesita mostrarse evolucionado como tirador, con más conocimiento y mejor manejo de sus recursos, de los cuales no hay duda. Su objetivo debe ser terminar la temporada en Doble A, un reto mayúsculo que de concretarlo sería un logro de significativa relevancia.