•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Cristofer González (26-3, 17 nocauts) entrenará esta mañana (11:00 a.m.) en el gimnasio Róger Deshón antes de subir al avión por la noche (6:00 p.m.) que lo llevará a Japón, donde enfrentará a Daigo Higa (15-0, 15 nocauts) el 15 de abril por el título 112 libras del Consejo Mundial de Boxeo (CMB) en poder del asiático. El muchacho marcó ayer 116 libras tras su penúltima sesión de adiestramiento en Nicaragua. La idea es que viaje en menos peso si es posible para tener una mayor tranquilidad. 

“El Látigo” viajará a Japón junto a sus entrenadores Wilmer Hernández y Róger González. Hasta anoche todavía existían dudas sobre si su mamá, Julia González, lo acompañaría. No va su promotor Pablo Osuna de Nica Boxing, quien se queda en Nicaragua para atender asuntos de la empresa que montará un evento importante el 28 de abril en el gimnasio Nicarao.

Cristofer aterrizará en Japón el sábado en las primeras horas de la mañana. Llegando al hotel, lo primero que hará es soltarse un poco en el gimnasio, tratar de sudar lo más que pueda y luego descansar para iniciar con la fase más difícil de todo peleador, acercarse a la categoría de las 112 libras. 

Confiado del triunfo 

“Estoy ansioso de que llegue el día del combate. La preparación ha sido increíble, lo que me motiva es mi familia, pienso en mis hermanos, en las dificultades que hemos pasado, no quiero que eso siga sucediendo”, dijo Cristofer. “No voy a negar, tenía un poco de miedo cuando miré el 15-0 de Daigo Higa, pero observando bien en el triunfo contra Juan Hernández, el mexicano no fue el mismo de siempre. También los otros rivales que ha tenido Higa son peleadores que no tienen un gran récord, solo llegan a plantarse y a aguantar golpes”, agregó. 

“Hostigaré a Higa, él se sentirá desconcentrado, lo voy a lastimar. Con decir hostigar no quiere decir que me plantaré con él, mi plan es pegarle y moverme, desconcentrarlo, él es un boxeador quieto, ya tengo estudiadas sus combinaciones, lo tengo medido. Los primeros 4 asaltos lo boxearé, trataré de cansarlo y conectarlo fuerte, si veo que le hago daño le echaré el tren encima”, finalizó.