•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Se fue Cristofer González (26-3, 17 nocauts) a Japón este jueves, con una maleta cargada de ilusiones, una sonrisa en el rostro, convencido y confiado de que regresará el 17 de abril a Nicaragua convertido en campeón mundial 112 libras del Consejo Mundial de Boxeo (CMB). El 15 de este mes tiene una cita con la historia, enfrente tendrá al monstruo nipón Daigo Higa, una máquina destructora que ha hecho trizas a 15 rivales sin dejarlos llegar al límite en un combate.

González y sus entrenadores Roger González y Wilmer Hernández se montaron ayer en el avión a las 6:00 p.m. El vuelo los llevaría a México primeramente, donde harían escala para posteriormente tomar otro avión con destino a Yokohama, Japón. Horas antes, exactamente a las 9:00 a.m., Cristofer entrenó en el gimnasio Roger Deshón por más de dos horas, se exigió al máximo, y finalizó su jornada en 115.5 libras, a solamente 3.5 del peso.

Ansioso de ver a Higa

Durante el viaje, Roger y Wilmer le recomendaron a Cristofer no ingerir alimentos. El muchacho solamente tomará un poco de jugo. Aterrizará en Japón por la mañana del sábado, del aeropuerto se trasladará al hotel, donde entrenará en el gimnasio para bajar una libra y posteriormente tomar un descanso.  “Estoy animado por conocer a Daigo Higa, verlo cara a cara. Me siento fuerte, me han dicho que mi cuerpo no aparenta estar en 115.5 libras, creo que el trabajo en el gimnasio dio resultado, mantener controlado el peso”, dijo González.

A la despedida de Cristofer llegaron sus familiares, incluyendo su mamá, doña Julia González, quien se irá a Japón el 11 de abril. No pudo viajar ayer porque el trámite de la visa japonesa no terminó a tiempo. González, con un rostro que no evidenciaba nada de desgaste por estar acercándose a la categoría, confía en dar un golpe de autoridad en Japón. 

“Cuando peleé en Italia iba nervioso, más que ahora que voy a Japón. En este momento anímicamente me siento grandioso, tranquilo por la preparación, tengo todas las posibilidades de convertirme en campeón mundial, aunque Higa es un gran peleador. Me motivan mi madre, familia, mi novia y por supuesto mi país. Espero regresar a Nicaragua como campeón del mundo, es el sueño por el que tanto he luchado”, afirmó.