•   Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Jaime Munguía, joven mexicano de 21 años, se colocó este jueves como el principal candidato para reemplazar el 5 de mayo a Saúl ‘Canelo’ Álvarez como retador del campeón mediano Gennady Golovkin, a pesar de las preferencias que había sobre el irlandés Gary O’Sullivan.

Con pocos días por delante para promocionar el combate que se escenificará en Las Vegas, más que encontrar una pelea de altísimo calibre, GGG Promotions trató de encontrar una solución. ESPN Digital se enteró que prácticamente era una carrera de dos hombres, con Gary O’Sullivan por un lado, apoyado por HBO y MGM, y del otro lado Jaime Munguía, quien tenía el apoyo de GGG Promotions al ser mexicano y al ser la pelea en Las Vegas un 5 de mayo, lo cual podría terminar inclinando la balanza.

Este viernes se espera un anuncio oficial por parte de GGG Promotions sobre el rival de Golovkin y la próxima semana habría una conferencia de prensa en Los Ángeles. Fuentes cercanas a las negociaciones informaron que Munguía habría acordado algunos términos importantes para la pelea, pero no ha firmado aún.

Munguía fue considerado por ESPN Digital como el prospecto mexicano del año en 2017 después de haber logrado siete triunfos, seis de ellos por la vía del cloroformo. Jaime es un joven con un estilo espectacular que ha aprobado cada pelea que le ha puesto Zanfer en el camino y ha noqueado a personajes que por lo regular habían aguantado toda la ruta a otros enemigos.

El mexicano tiene a favor el atrevimiento. Desde que le mencionaron la pelea dijo sí a la primera y la otra es que tiene poder en los puños al haber noqueado al 86 por ciento de sus enemigos; es decir, tiene 28 nocauts en 34 triunfos sin la sombra del revés. Jaime ha noqueado a 18 de sus últimos 19 rivales.

Los inconvenientes para el tijuanense son que nunca ha tenido una pelea a 12 rounds, tiene pocas peleas en peso mediano debido a que su carrera enfilaba más a superwélter y nunca ha peleado con un rival de primerísimo nivel como GGG. De cualquier manera, Munguía deberá hacer concesiones, sí o sí, para dar una probadita de las Grandes Ligas del boxeo.

Del lado de O’Sullivan, se informó, a través de sus redes sociales, que él también ya dijo que sí a la pelea y esperaba que Golden Boy pudiera cerrar el acuerdo económico con la compañía de Golovkin. Por lo pronto, nada está firmado, ni del lado de Munguía ni del lado de O’Sullivan y también queda por definirse si se mantiene también el deseo de que la batalla sea de pago por ver.