•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Tras su gran actuación en el pasado Spring Training, al infielder Alex Blandino dejó claro que estaba listo para exhibir su potencial en el máximo nivel del beisbol. Sin embargo, en el último recorte los Rojos de Cincinnati decidieron enviarlo a Triple A, haciendo más largo el arribo del decimoquinto nicaragüense a las Grandes Ligas. No obstante, poco más de una semana después de haberse puesto en marcha la temporada regular, el destino y la suerte parecen estar jugando a favor de este novel pelotero que representó a Nicaragua en el Preclásico Mundial de Beisbol celebrado en Mexicali, México, en el 2016, pues todo apunta a que en las próximas horas podría recibir la llamada para ascender al equipo grande de los Rojos.

La posibilidad surge tras la lesión que sufrió durante el juego de ayer entre Cincinnati y los Piratas de Pittsburg, el tercera base titular Eugenio Suárez, quien fue golpeado en el dedo pulgar de la mano derecha por un lanzamiento del tirador Jameson Taillon. Suárez, de origen venezolano y quien recibió una extensión de siete años y 66 millones el mes pasado, fue diagnosticado con fractura y el equipo aún no define el tiempo que estará fuera. A la vez que esto sucedía, Blandino, quien salió como titular con el Lousville Bats en Triple A, fue sustituido en la séptima entrada, dando espacio a la especulación sobre un posible ascenso. 

Luego de brillar en el Spring Training, tanto que los Rojos esperaron hasta el último recorte para enviarlo a Triple A, Blandino ha experimentado un mal arranque, pues en tres juegos, en los que ha tenido ocho turnos al bate, aún no ha podido conectar de imparable. Suma tres carreras anotadas, dos bases por bolas y un ponche. A pesar de estos números discretos, Alex es visto como una opción para suplir el espacio que por hora dejaría libre Eugenio Suárez.
 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus