•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Van a tener cinco minutos, así que aprovéchenlos, nos dice, tanto a la dinámica periodista pinolera Virginia Lovo, que entró primero, como a este prójimo, quien le seguía en la fila, el Lic. Fernando Cuenco, funcionando como organizador de las entrevistas que –uno por uno no en Conferencia de Prensa- ofreció David Trezeguet en el local habilitado en el Centro Comercial panameño Multicentro, ubicado frente al Hotel Hard Rock, donde nos encontrábamos invitados por Coca Cola, para ser parte del Tour de la Copa del Mundo.  

Llegada y desborde

Desde que aterrizó en Panamá en horas de la mañana del viernes, Trezeguet, quien venía de Colombia de atravesar por un ajetreo más desgastante que abrirse paso atravesando defensas tanto con aquel impetuoso Juventus, como con la selección de Francia, campeona del mundo 1998 y ganadora de la Eurocopa 2000, se veía cansado. Una vez más estaba frente a él, el desborde de entusiasmo de una batería de periodistas, más el presidente del país panameño por vez primera clasificado para una Copa Mundial, Juan Carlos Varela, funcionarios, publicistas, invitados especiales y muchos etcéteras. La agenda, igual que en Colombia dos días antes y por supuesto casi idéntica a la que le esperaba en Costa Rica dos días después, es agotadora. Hasta los almuerzos y las cenas cansan, aunque no tanto como las entrevistas en serie que debe conceder.

La entrevista

Contra Reloj David: ¿Los cuatro favoritos para ganar la Copa? “Alemania, Francia, España y Brasil”… ¿En ese orden? “No necesariamente. Brasil está impresionando con ese futbol agresivo y productivo. Mucho cuidado”… ¿Y Argentina? “Tiene a Messi, el mejor del mundo, y un fuerte grupo de jugadores brillantes, así como Portugal tiene a Cristiano y hay que considerarlo… ¿Posibles sorpresas? “Hoy nadie está seguro. Recuerdo cuando defendiendo la corona con aquella Francia, no sobrevivimos en la fase de grupos del Mundial del 2002”… ¿Opinión sobre el uso del VAR? “Es necesario para evitar injusticias. Hay finales de Copas con jugadas muy discutidas. El VAR aclara”… ¿Recuerdo imperecedero? “El gol contra Italia en la final de la Eurocopa del 2000”… ¿Qué tanto cree en esta Francia del 2018? “Mucho. Espero verla disputar la final del Mundial”… ¿Contra quién? “Me gustaría con Argentina”… ¿Esta, qué tanto tropezó para clasificar con todo y Messi? “Es un equipo con muy buenos jugadores”… Que no han funcionado, “pero puede
n hacerlo”… Gracias campeón.

Un diplomático

Posteriormente a los juegos de preguntas y respuestas, los comentarios sobre las opiniones de Trezeguet, se convirtieron en temas a tratar. En algunos casos se descubrían algunas contradicciones. Si tuvo cuidado en sus puntos de vista sobre Messi y Cristiano, algo que no le pregunté después que le escuché decir del argentino, que “es el mejor del mundo”. Admitió naturalmente que la grandeza de Cristiano salta a la vista y que como goleador es incomparable. Como todo embajador y pese a la intensidad de estar respondiendo una catarata de preguntas que parecía inagotable, Trezeguet, como diplomático del futbol, trataba de ser cuidadoso. Fue una escogencia apropiada para este Tour que aún no termina, mientras el Mundial se acerca vertiginosamente.