•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Román “Chocolatito” González regresará al ring en el mismo escenario donde fue noqueado estrepitosamente por Srisaket Sor Rungvisai, el pasado 9 de septiembre. El StubHub Center de Carson, California, es la nueva sede que los promotores del kazajo Gennady Golovkin escogieron para que el múltiple campeón de peso medio realice la defensa de sus títulos de la AMB, OMB y CMB, por consiguiente el tetracampeón tampoco estará en Las Vegas como se había anunciado previamente.

González será el encargado del combate semiestelar de la velada que encabeza el kazajo, urgido de encontrar un rival, pues la Comisión de Las Vegas le negó la posibilidad de pelear con el mexicano Jaime Munguía, y ayer el periodista Salvador Rodríguez de ESPN, informó que la Federación Internacional de Boxeo (FIB) no aceptó como contrincante al armenio Vanes Martirosyan.

El asunto del rival de Golovkin se está complicando más de lo previsto, incluso no sería de sorprenderse que al final los promotores tiren la toalla y terminen por cancelar la velada, lo cual afectaría severamente a Román que ha intensificado su preparación en el gimnasio Róger Deshón, donde ayer terminó su sesión de entrenamiento marcando 122 libras. 

Hasta este martes, lo que se conoció es que hay mucha preocupación en el entorno de Golovkin, y es que influye mucho la presión que podrían estar ejerciendo desde Las Vegas, considerada una meca del boxeo y que por lo general los 5 de mayo son sede de una gran velada. La decisión de los promotores del kazajo de irse a Carson, donde Gennady posee mucha popularidad no ha sentado nada bien en Nevada, que rechazó inicialmente a Munguía.

Por ahora habrá que esperar si Golovkin finalmente pelea o si de plano deciden retirarlo y esperar hasta otra fecha. Román en teoría ya tiene rival, el mexicano Pedro Guevara, quien anunció con bombos y platillos, que enfrentaría al nica el 5 de mayo, no obstante, el mismo peleador azteca dijo que no ha firmado el contrato y aquí en Nicaragua, Carlos Blandón, apoderado de González señaló que no había nada concreto aunque sí aceptó que era un firme candidato.

González realizó ayer 6 rounds de guanteo con Marvin Solano, completando 157 asaltos. Según Alfredo Corrales, preparador físico del púgil, subió a la báscula y pesó 122 libras. La idea es que esta semana la finalice en menos de 120.