•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Alex Blandino no podrá hacer de su primer juego en Grandes Ligas una historia que le guste contar con frecuencia, pues no le fue como seguramente esperaba en su tan sonado debut con los Rojos de Cincinnati. El pelotero estadounidense de padre nica bateó de 3-0, incluyendo dos ponches, y cometió un error como defensor de la tercera base, forjando así un debut para el olvido.  

Blandino, quien alineó como séptimo bate, tuvo su primer turno oficial en las Ligas Mayores en la tercera entrada, cuando el juego estaba aún 0-0. Le tocó abrir tanda ante le inspirado tirador Aaron Nola y tras llevar el conteo a dos lanzamientos malos y dos buenos, decidió fajarse con una curva que viajaba a 77 millas por hora (mph) y terminó siendo eliminado por la vía de los strikes. Su segunda aparición al plato fue en la quinta entrada y nuevamente le correspondió ser el primero en medirse a Nola, quien solo necesitó cuatro envíos, el último una bola rápida de cuatro costuras, para volverlo a ponchar.

En ese mismo episodio, las cosas se pusieron peor para Blandino, pues a su mal accionar desde el cajón de bateo, le sumó una mala jugada defensiva. El artillero Jorge Alfaro ligó un batazo por la antesala, Blandino se posicionó de forma correcta y tomó la pelota cómodamente, sin embargo realizó un tiro muy abierto a la primera base, propiciando que el corredor quedara quieto. Seguro Alex, cuya defensa es muy bien valorada en la organización de los Rojos, sintió la necesidad de que alguien lo despertara de esa pesadilla. Más tarde, en el séptimo inning, se fajó ante el primer lanzamiento y conectó un rodado por la primera base. Así escribió Blandino el primer capítulo de su historia en Grandes Ligas. 

Cheslor en mala racha

Por su parte, Cheslor Cuthbert sigue sin reaccionar y tras un inicio de temporada en el que conectó de imparable en cuatro juegos consecutivos, ahora acumula cuatro partidos seguidos son ligar incogibles. Anoche, en la derrota de los Reales de Kansas City con score de 8-3 ante los Marineros de Seattle, el costeño se fue de 3-0, desmejorando su promedio ofensivo a 174 puntos, producto de conectar cuatro hits en 23 turnos oficiales.   

Alineado como cuarto bate y asignado como defensor de la primera base, Cheslor falló en rodado a la intermedia en su primer turno, sucumbió en roletazo a las paradas cortas en el cuarto inning, fue dominado en elevado al central en la sexta entrada y dos episodios más tarde fue golpeado. De esta forma, Cuthbert llegó a 15 turnos oficiales de forma consecutiva sin poder conectar de imparable, lo que ha hecho que su average sufra una caída preocupante.