•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Para el 5 de abril, día inaugural de la temporada de Ligas Menores, Leonardo Crawford, un lanzador zurdo de 21 años, no apareció en el roster oficial de ninguno de los equipos afiliados a los Dodgers de los Ángeles, la organización que lo firmó en el 2014. Sin embargo, un día después fue asignado a la sucursal Clase A Avanzada y menos de un mes más tarde, la organización lo sorprendió con la noticia de su ascenso directo a Triple A, la antesala a las Grandes Ligas, consiguiendo de esta forma un salto de mayúsculas proporciones en su carrera como pelotero profesional. 

“Realmente no sabría decirte qué fue lo que pasó o cómo es que se produjo lo de mi ascenso. Anoche (lunes), después que terminó el juego, me llamaron a la oficina y me felicitaron porque había estado haciendo un buen trabajo y me aconsejaron que siguiera así, haciendo las cosas de la mejor manera posible. Luego me dieron la noticia de que había sido escogido para ascender a la categoría Triple A”, contó Crawford ya instalado en el hotel con su nuevo equipo, el Oklahoma City Dodgers. 

Leonardo, quien estuvo con la selección nacional que conquistó la medalla de oro en los Juegos Centroamericanos de Managua 2017, es consciente que cada salida en Triple A representa un verdadero desafío, pero asegura contar con la confianza necesaria para salir a flote. 

“Sé que estoy frente a un reto complicado, pues enfrentaré a peloteros de mucha experiencia, pero confío en mis recursos y en mi carácter para hacerle frente a las exigencias. Por ahora solo puedo asegurar que cuando me den la oportunidad de subir al montículo voy a dar mi mayor esfuerzo, buscaré en todo tiempo atacar la zona de strike y forjar una buena presentación. Mi objetivo es provocar una buena impresión y demostrarle a la organización que no se equivocaron al darme esta oportunidad”, comentó Crawford con un tono de gran seguridad. 

Ha mejorado

En el 2017, Leonardo jugó toda la campaña con el Great Lakes Loons en Clase A Fuerte y registró un balance de siete victorias y 10 derrotas con una efectividad de 4.60. Con la mirada puesta en mejorar esos registros este año, entrenó tiempo extra y en la pretemporada se entregó por completo a superar sus debilidades. “Gracias a Dios mi brazo está fuerte y me siento en gran forma, lo cual es resultado de la preparación que tuve en el Spring Training. Con el coach de picheo en Clase A Avanzada, el mismo que estuvo conmigo toda la temporada anterior, trabajamos en mi mecánica y especialmente en mis lanzamientos rompientes, que me dieron muchos problemas el año pasado. Gracias a Dios hemos hecho los ajustes necesarios y las cosas me están saliendo mejor”, señaló Crawford, a quien los Dodgers firmaron por un bono de 50 mil dólares hace cuatro años. 

Hasta antes de ser ascendido, Leonardo estaba jugando con el equipo Rancho Cucamonga Quakes, con el que en dos salidas como relevista tenía récord de 1-0 y efectividad de 3.18 como resultado de haber permitido dos carreras limpias en 5.2 episodios lanzados, ruta en la que otorgó tres bases por bolas y ponchó a la misma cantidad de rivales.

En su carrera en Ligas Menores suma 19 triunfos con 16 reveses y un promedio de carreras limpias permitidas de 3.28 a lo largo de 271.1 innings lanzados. En total ha participado en 56 encuentros, 47 de ellos como abridor. De su registro sorprende que solo regala 76 pasaportes y propina 237 ponches.