•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El prospecto nicaragüense Melvin Novoa está siendo noticia en Clase A con el Hickory Crawdads, equipo sucursal de los Rangers de Texas, y no es para menos, pues el muchacho se ha convertido en un bateador tan consistente, que dominarlo representa un verdadero desafío. Su promedio de 385 puntos como resultado de conectar 15 cañonazos en 39 turnos al bate es prueba fehaciente de lo útil que está siendo como artillero. 

Dueño de una racha de siete partidos consecutivos conectando de imparable, Novoa asegura que presentarse enfocado y sin miedo a los lanzadores ha sido fundamental para estar pasando por este gran momento ofensivo. “Yo siempre me presento al cajón de bateo con una mentalidad positiva. Mi objetivo de siempre es ganarle el duelo al pícher y gracias a Dios lo he logrado muchas veces en la actual temporada. También ha sido clave que estoy siendo muy selectivo en el cajón de bateo”, dijo el joven receptor luego de haber conectado un sencillo, anotado una carrera y empujado otra en tres turnos en el juego que su equipo le ganó 4-2 al Lexington Legends, sucursal de los Reales de Kansas City.

Motivado con avanzar

“Los técnicos y el mánager me dicen que estoy haciendo un gran trabajo y que no baje el ritmo, que procure mantenerme en este nivel, pues así seguiré siendo pieza clave del equipo”, contó Novoa, quien además señaló que en la pretemporada entrenó fuerte para este año ser un mejor bateador. “No importa quién esté lanzando, mi objetivo de siempre es descifrarlo, para eso me preparo con esmero”, manifestó el toletero. 

Motivado por lo bien que le está yendo con el Hickory, Melvin no se priva de creer que de seguir así puede avanzar a Clase A Fuerte y tampoco se limita a soñar con acabar la temporada en Doble A, aunque es consciente de que “todo debe darse paso a paso y confiando en que Dios abrirá nuevas puertas”. 

Evolucionado como bateador, Novoa no ha descuidado su trabajo como receptor, pues no olvida que sus características defensivas fueron claves para que lo firmaran. “Estoy haciendo ajustes, principalmente en el bloqueo de los envíos y en los movimientos a la hora del juego. Gracias a Dios mi brazo está saludable y mi potencia al tirar sigue vigente”, comentó quien firmó con Texas en el 2013, cuando tenía 17 años.

En la presente temporada, Novoa acumula siete carreras anotadas y 10 impulsadas, ha conectado cuatro dobles y un jonrón, además de negociar una base por bolas y poncharse en seis ocasiones.