•   Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El Barclays Center vivió una explosiva triple cartelera, que respondió a las expectativas de los más de 13,000 espectadores que asistieron al evento en la noche de este sábado. En la batalla estelar, Jessie Vargas y Adrien Broner empataron por decisión mayoritaria, mientras que en los combates de respaldo Gervonta Davis noqueó a Jesús Cuellar y Jemall Charlo hizo lo propio ante Hugo Centeno Junior.

El empate de Vargas-Broner era parte de las opciones lógicas de una pelea cerrada, pero la impresión fue que Vargas hizo lo suficiente para tener mejor suerte. En el caso de Charlo lució demasiado poderoso ante un Centeno frágil y que evidentemente no era un rival apropiado para el nuevo campeón interino mediano del CMB. Gervonta, por su parte, mostró su mejor versión y su velocidad fue demasiada ante Cuellar.

Fueron tres peleas, aunque la figura destacada de la noche no fue ninguno de los seis púgiles. El honor se lo lleva el trabajo que realizó el nuevo entrenador de Broner y Davis, Kevin Cunningham, que mejoró notoriamente el boxeo de ambos y en su mayor mérito les impuso disciplina, algo que se vio en el ring.

Broner mejoró, pero Vargas también

Vimos otro Adrien Broner, gracias Cunningham, pero también vimos a un excelente Jessie Vargas. La pelea estelar fue explosiva y de alto nivel boxístico. Sin abandonar sus marrullerías y golpes ilegales, Broner llegó más enfocado y dispuesto a trabajar su plan de pelea con mucha disciplina.

Los dos rivales se respetaron al inicio, pero el que no demoró en tomar la iniciativa fue el México-americano. Primero manejando la distancia con el jab de izquierda que golpeaba arriba y abajo de manera constante, para luego ir agregando derechazos poderosos por arriba o en ganchos a las costillas de Broner.

Mientras Vargas se mostraba activo, lo de Broner era más ruido que nueces. No encontraba su distancia, no conseguía sumar una combinación seguida y absorbía todo lo que le mandaba Vargas, que controlaba la pelea al punto que se llevó la mitad de la pelea. En el sexto episodio recién apareció Broner, más que nada cuando Vargas acusó el cansancio y empezó a bajar el ritmo. 

Se vieron entonces buenos intercambios, algunos muy duros en el mero tú por tú. Broner iba colocando combinaciones explosivas, aunque fallaba en la secuencia. Su mérito era apurar en los finales de cada round, mientras que Vargas iba reduciendo su actividad y cediendo iniciativa por más momentos.

Julie Lederman le dio la victoria a Broner 115-113, mientras que los jueces Eric Marlinski y Kevin Morgan anotaron un empate 114-114. La igualdad era una posibilidad firme, aunque la sensación mayoritaria es que Jessie Vargas hizo lo suficiente para llevarse la victoria. En mi conteo personal lo vi ganar a Vargas 115-113, sin contar que Broner mereció por lo menos que le descontaran algún punto por sus golpes bajos o la repetida forma ilegal de contener al oponente con los antebrazos.

Ambos acordaron realizar una revancha y no hay duda que la misma ocurrirá.