•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El esperado regreso de Erasmo Ramírez con los Marineros de Seattle tras estar en la lista de lesionados no fue el mejor. El derecho rivense tuvo ayer su primera apertura del año y los Vigilantes de Texas con un ataque de cinco imparables, entre ellos dos cuadrangulares, y cinco carreras limpias, se encargaron de arruinarle el estreno. Erasmo lució vulnerable ante una ofensiva que no desaprovechó sus flaquezas y que le propinó su primera derrota de la temporada, pues los Marineros no pudieron recuperarse y cayeron 7-4.

Ramírez se mostró dominante en el primer episodio, retirando en fila y sin dificultad alguna a los tres bateadores que enfrentó. Delino DeShields falló en una línea al jardín derecho, Shin-Soo Choo fracasó en un roletazo a la zona de las paradas cortas y Nomar Mazara en un elevado al bosque izquierdo. Tras este inicio alentador y tomando en cuenta que sus salidas de rehabilitación en Ligas Menores habían sido de calidad, se confió en que podría estar enrumbándose a una apertura sólida.

 Además: No hitter, apaga furia

Sin embargo, en la segunda entrada atravesó la primera dificultad y no pudo salir ileso, pues los Vigilantes, mostrándose oportunos, se adelantaron en la pizarra 1-0. Con cuenta de dos envíos buenos y dos malos, el veterano Adrián Beltré conectó su sexto doblete de la temporada, y tras haberse movido a la tercera gracias a un roletazo de out de Joey Gallo, anotó la primera carrera del encuentro como resultado de otra rola conseguida por Jurickson Profar. 

Una carrera no representaba un daño mayúsculo y la preocupación sobre el rumbo que tomaría la presentación del nica desapareció momentáneamente en el tercer inning, cuando Erasmo volvió a mostrarse dominante y sin complicaciones sacó los tres outs. El primero al que dominó fue Renato Nuñez, quien falló en línea al central, luego retiró a Juan Centeno haciéndolo batear otra línea a la pradera izquierda y cerró la entrada ponchando a DeShields.

 Te interesa: Jeter no admite poca competitividad de Marlins

El derrumbe

No obstante, todo se volvió gris para el rivense en la parte baja del cuarto episodio, cuando los de Texas lo golpearon con par de jonrones. Tras dominar a Choo, Mazara lo sacudió con el primer trancazo de cuatro esquinas, fue un batazo violento por la zona del centerfield. Acto seguido, un Erasmo todavía aturdido, le dio base por bolas a Beltré y fue nuevamente estremecido por otro cuadrangular, conectado por Gallo, quien le pegó a la pelota con tal fuerza que la hizo viajar hacia el otro lado de la barda central.

Pese a que lo estaban conectando con fuerza y constancia, Ramírez apareció en el quinto inning, pero solo pudo sacar dos outs, pues doble de Centeno y sencillo de Choo lo enviaron a las duchas. No había razón para mantenerlo en el montículo, sus lanzamientos estaban siendo fácilmente descifrados. 

 Blandino y Cheslor con un imparable

Cuthbert pega doble

Cheslor Cuthbert tuvo acción en el juego que los Reales de Kansas City les ganaron con pizarra de 8-5 a los Tigres de Detroit. El pelotero costeño, que alineó como segundo bate y tercera base, conectó un hit en cuatro turnos al bate. Su cañonazo fue un doblete, el primero de la campaña y el 39 de su carrera en Grandes Ligas. Su promedio quedó en 250 puntos. Por su parte, Alex Blandino jugó en el desafío que los Rojos de Cincinnati perdieron 9-2 ante los Cardenales de San Luis y pegó un imparable en tres visitas oficiales, dejando su average en .179.