•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Ya era hora. La Confederación de Norte, Centroamérica y el Caribe de Futbol (Concacaf), canceló el Premundial Femenino Sub-17 que se celebraba en Nicaragua desde el pasado 19 de abril y que finalizaría el 29 del mismo mes. La anulación del torneo, que ofrece tres cupos para el Mundial de Uruguay es resultado de la tensión que atraviesa el país y una medida que Concacaf debió tomar antes del arranque del evento, para proteger la integridad física de quienes participaban en el mismo.

Después de tres días de competencia, Concacaf dijo no más, a sabiendas que el panorama no es el adecuado para celebrar la justa, que reunió a ocho selecciones, cada una compuesta por 20 jugadoras y un cuerpo técnico de al menos ocho integrantes. La decisión de Concacaf responde también a la solicitud que realizó la Federación Nicaragüense de Futbol (Fenifut) de suspender el evento. “Habiendo realizado las comunicaciones y previsiones necesarias, le comunicamos que lastimosamente debemos suspender el torneo Premundial”, se lee en un comunicado que envió la federación local a Concacaf.

En la misiva, Fenifut señala que “en aras de cumplir con las garantías de seguridad e integridad física de los participantes, sugerimos la salida del país de las diferentes delegaciones, a la brevedad posible, para lo cual brindaremos todas las garantías necesarias para su traslado al aeropuerto o puesto fronterizo que nos indiquen”. Al mediodía de este domingo, la mayoría de las selecciones participantes retornaron a sus respectivos países.

Asimismo, Fenifut agradeció a Concacaf la oportunidad que le brindó al país de realizar un evento de tal magnitud, al tiempo que pide disculpas por la interrupción del torneo. El documento fue firmado por Ildefonso Agurcia, secretario general de Fenifut y dirigido a Carlos Fernández, delegado de competencias Concacaf.

La gran interrogante ante la anulación del Premundial en Nicaragua es qué medida tomará Concacaf para repartir los tres boletos al Mundial de Uruguay, que se celebrará entre noviembre y diciembre de este año. Una de las posibilidades que Concacaf podría valorar es finalizarlo en Costa Rica, país que junto a Nicaragua figuraba como sede, pese a que los desafíos se celebraban en el Estadio Nacional de Futbol, en Managua. La otra opción es que los cupos al Mundial sean entregados México y Haití, por el Grupo A, al haber sumado ambas selecciones seis puntos a falta de una jornada. Mientras que el tercer boleto podrían disputárselo en un partido Estados Unidos y Canadá, del Grupo B, que ganaron sus respectivos partidos en la única jornada que disputaron.