•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Desde Juan Carlos Ramírez fallando en sus dos aperturas y siendo sometido a la cirugía Tommy John, hasta la reciente derrota de Erasmo Ramírez en su primera apertura del año, pasando por el esfuerzo de Cheslor Cuthbert por mantenerse vigente con los Reales de Kansas City y el difícil proceso de adaptación de Alex Blandino con los Rojos Cincinnati, el inicio de los nicaragüenses en Grandes Ligas no ha sido el mejor. Sus números son prueba clara de su tímido arranque.

La noticia más dura ha sido la salida temprana de Juan Carlos Ramírez como consecuencia de haberse sometido a la cirugía Tommy John. La temporada de 2018 se vislumbraba como la del establecimiento de J.C. en el rol de pícher abridor, sin embargo, su brazo derecho, que había recibido tratamiento de inyección de células madre el año pasado, no tuvo cuerda para mucho y pronto fue puesto fuera de circulación. 

Solo tuvo tiempo para realizar dos aperturas antes de haber sido enviado a la lista de lesionados. Sus dos salidas terminaron en derrota, la primera por haber permitido cuatro carreras limpias en 4.2 episodios ante los Indios de Cleveland y la segunda por haber admitido tres anotaciones en solo dos innings frente a los Atléticos de Oakland. Dejó su efectividad en 9.45. Actualmente se recupera de la operación y será hasta a mediados del próximo año que regrese a la acción.

Erasmo Ramírez falló en su primera apertura de la campaña.

Cheslor batalla con todo

Cheslor Cuthbert ha sido siempre un bateador de esos que se fajan en cada espacio que se le presenta. Esta campaña se proyectó como clave para su crecimiento con los Reales de Kansas City y aunque todavía no tiene un rol definido en la alineación, ha sido titular en reiteradas ocasiones. Sus números en lo que va de la campaña no son impresionantes y dan cuenta de un bateador que está luchando por mantenerse con un promedio ofensivo aceptable. En 16 partidos, Cuthbert ha visitado 51 veces la caja de bateo y en total ha conectado 12 cañonazos, entre ellos un par de dobletes. Su promedio ofensivo es de 235 puntos y su slugging es de .275. 

Se conoce de Cheslor que es un bateador de esos que mejoran su ritmo ofensivo según van teniendo actividad, de tal forma que con el pasar de la temporada se espera verlo funcionando de una mejor manera. Necesita mostrarse más incidente en el juego de su equipo, lo que se logra incrementando su nivel de productividad. Hasta ahora, el costeño acumula seis carreras anotadas y solo dos impulsadas. 

Blandino y su proceso de adaptación

De las mejores noticias recibidas por el beisbol nicaragüense en este inicio de temporada fue el ascenso del pelotero estadounidense de padre nica Alex Blandino, quien debutó con los Rojos de Cincinnati el 10 de abril bateando de 3-0 ante Filadelfia. La adaptación de Blandino al mejor beisbol del mundo no ha sido fácil y esto queda en evidencia al detallar que tardó siete turnos en conectar su primer hit, el único que pudo ligar en sus primeros siete encuentros, en los que su promedio ofensivo fue de .059. Tras este inicio lento, parece estar entrando en calor, pues hasta antes de la jornada de ayer había conectado de hit en sus últimos tres juegos, elevando su average a .179. Los Rojos tienen muy buenas proyecciones sobre él y esperan que una vez se ajuste al picheo de Grandes Ligas, se convierte en una bateador de mayor incidencia.

Erasmo debe mostrar solidez

En su primera apertura del año, Erasmo Ramírez volvió a ser como aquel lanzador vulnerable al que solían darle palo en su primera etapa con los Marineros. Obviamente no se le puede exigir demasiado por tratarse de un tirador que está regresando de una lesión, aunque tras lucir dominante en sus salidas de rehabilitación en Ligas Menores, se esperaba una mejor presentación. Ante los Rangers de Texas permitió cinco carreras en 4.2 episodios para iniciar la temporada con una efectividad de 9.64. Esta mala salida no es una razón para pensar que seguirá igual en sus próximas aperturas, pero sí le servirá para reflexionar sobre los aspectos en los que falló y así tener un mejor resultado en la próxima. Los Marineros confían mucho en su talento y versatilidad, por lo cual necesita mostrarse sólido en el montículo y responder a la confianza del equipo.