•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Los directivos de la federación de futbol de Guatemala renunciaron este martes tras la exigencia de la FIFA como parte del proceso para evaluar si se deja sin efecto la suspensión que pesa sobre el país centroamericano, informó uno de los dirigentes.

“Se presentaron las renuncias como corresponde con el ánimo y con el fin de no entorpecer el proceso de levantamiento de suspensión”, declaró al canal de televisión TV Azteca-Guatemala Fernando Fernández, quien fungía como vocal I de la Federación Nacional de Futbol (Fedefut). 

La medida impaide que los clubes y selecciones del país compitan en torneos internacionales.

El lunes, la Unión Centroamericana de Futbol (Uncaf) anunció que la FIFA pretende enviar una misión a Guatemala luego de que la semana pasada el país concluyó las reformas legales y avaló los estatutos que solicitaba para analizar si levanta la suspensión declarada hace casi dos años.  

Sin embargo, la misión “únicamente se llevará a cabo una vez que las autoridades, que ejercen las funciones de comité ejecutivo de la Fedefut sin ser reconocidos por la FIFA y la Concacaf, renuncien oficialmente a sus cargos”, detalló una carta firmada por Fatma Samoura, secretaria general de la FIFA.

Tras enterarse de la comunicación de la FIFA, la dirigencia de la Fedefut convocó a una reunión para este martes, en la que decidieron dejar los cargos.

Fernández señaló que ahora corresponde convocar a una asamblea en la Fedefut para que se conozcan y acepten las renuncias y esperar la postura de la FIFA.    

Durante la visita, los emisarios de la FIFA evaluarán “los pasos a seguir en relación con el levantamiento de la suspensión de la Fedefut”, entre ellos la posibilidad de “proponer al Consejo de la FIFA” el nombramiento de un nuevo Comité de Regularización, según la misiva de Samoura.

La FIFA mantiene una suspensión al futbol guatemalteco desde el 28 de octubre de 2016, debido a la falta de apoyo a una primera comisión que intentaba poner orden en la federación, salpicada por un caso de corrupción internacional. 

Desde la suspensión, los equipos de Guatemala se han quedado sin participar en la Copa Oro, Juegos Centroamericanos y la Liga de Campeones de la Concacaf, entre otras competencias.