•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

En Argentina, un gran sector de la prensa deportiva se limita a anunciar el partido entre su selección y la de Nicaragua, sin entrar en el terreno de lo crítico, quizá porque no les suena el nombre del rival o bien porque entienden que se trata de un juego de fogueo con carácter de exhibición, en la despedida del plantel que dirige Jorge Sampaoli, antes de enfocarse en el Mundial de Rusia.

Para Nicaragua no solo será un encuentro amistoso que marcará la historia del balompié nacional, también representa la oportunidad de ganar credibilidad internacional ante una selección argentina que se coloca en la quinta posición del ranking mundial de la FIFA, sumamente distante a la 136 en la que está la Azul y Blanco, con el agregado de las marcadas diferencias en cuanto a nivel que existe entre una y otra.

Al entender de Mario Alfaro, asistente del director técnico de la tropa pinolera, Henry Duarte, el equipo nicaragüense debe saber administrar sus emociones, sobre todo cuando comience a rodar el balón en el estadio La Bombonera, en la capital argentina de Buenos Aires, el próximo 29 de mayo. “Para los jugadores nicas será una vitrina y deben aprovecharla al máximo”, manifestó.  

“Con el tiempo que tengo de estar trabajando con el profesor (Duarte), creo que presentaremos la filosofía de siempre. En principio vamos a aprovechar la oportunidad que nos está dando esta selección mundialista, para que en Centroamérica vean que Nicaragua no solamente ha levantado nivel, a nivel de la región, sino que está para competir contra selecciones de peso”, dijo Alfaro.

“Los muchachos que sean convocados por el profe Duarte, deben de saltar a la cancha a jugar de tú a tú. Tienen que asumir el reto con responsabilidad. Es primordial que los jugadores presenten lo mejor de sí, sin reservas, porque después de esto podrían aparecer más oportunidades de jugar contra otras grandes selecciones, así que para nosotros no será un simple amistoso”, aseveró el asistente técnico.

“Marcar un gol sería grandioso”

Desde cualquier ángulo Argentina es favorita para imponerse, incluso sin gastar mucho combustible, considerando que ante Nicaragua Sampaoli podría darle titularidad a los jugadores que habitualmente son suplentes y aun así conseguir el triunfo. Sin embargo, Alfaro destaca que el resultado no será tan relevante, como sí lo será la forma en que se desarrolle el encuentro. “Desde que se concretó el amistoso ya es ganancia para nosotros, el resultado está de más”, dijo. 

“Lo importante será dejar una buena presentación, que los futbolistas se entreguen al cien. Debemos tener más orden, agrupar más rápido las líneas, hacer las transiciones más rápidas de defensa a ataque y viceversa. Los jugadores tienen que meterse en su cabeza que estos partidos se deben aprovechar al máximo e intentar dejar un buen papel, que es lo esencial, al margen del resultado”, refirió el entrenador.

Asimismo, Alfaro admite que sueña con que Nicaragua pueda marcar un gol en el mítico estadio La Bombonera, propiedad del prestigioso equipo Boca Junior. “Lo mejor que podría pasarnos es marcar un gol y luego evitar que Argentina nos golee. De manera muy personal, me gustaría que no nos hicieran goles, que fuera un partido único y que hiciéramos un trabajo defensivo que jamás hemos podido ver, que fuéramos imbatibles, pero es difícil que suceda”.

Por último, el exdirector técnico de Madriz, Ocotal y Managua FC, que también fue asistente técnico de Otoniel Olivas en 2009, cuando Nicaragua clasificó por primera vez en su historia a Copa Oro de la Concacaf, espera que “este partido sirva para que las selecciones menores que no creen en este tipo de procesos y los jugadores que no han sido llamados a la selección por algún motivo, se estimulen y crean que el futbol ofrece oportunidades de sobresalir, de catapultarse y de cumplir sueños”.