•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

De pronto, Alex Blandino se ha convertido en un constante hiteador. El pelotero que solo conectó un imparable en sus primeros 17 turnos al bate, suma ahora ocho cañonazos en sus últimos 18 visitas oficiales el cajón de bateo, a la vez que logra forjar una racha de cinco juegos, dando de hit que le ha permitido elevar su promedio ofensivo a 257 puntos. Anoche, en el juego que sus Rojos de Cincinnati perdieron 5-4 ante los Bravos de Atlanta, bateó de 3-2, consiguiendo de esta forma su tercer juego multi-hit de la temporada y el segundo de forma consecutiva. 

Blandino, quien alineó como octavo en el orden al bate y fue puesto como defensor de la tercera almohadilla, tuvo su primer turno en la segunda entrada y con dos outs en la pizarra logró descifrar al abridor Matt Wisler, a quien le conectó un sencillo por el jardín izquierdo. No pudo, sin embargo, progresar en las almohadillas, pues su compañero Brandon Finnegan falló en roletazo a la segunda base para el último out del inning. 

Su segunda aparición ocurrió en la cuarta entrada, cuando Cincinnati perdía 2-0. Otra vez con dos outs en la cuenta de su equipo, Blandino volvió a enfrentarse a Wisler y le repitió el castigo: imparable por el bosque izquierdo. No obstante, se quedó anclado en la inicial viendo como Finnegan volvía a fallar para cerrar la entrada.  

Fue en el quinto episodio que los Rojos reaccionaron a la ofensiva y le dieron vuelta a la pizarra 4-3 con un ataque de dos bases por bolas y tres extrabases, ninguno de ellos de Blandino, quien falló en un elevado al bosque derecho. Esa fue su última aparición en el encuentro, pues en el sexto episodio fue parte de un doble cambio. Los Bravos empataron en el octavo y en el noveno anotaron una carrera para establecer el 5-4 definitivo.

Cheslor se va en blanco

Por su parte, Cheslor Cuthbert se fue en blanco en tres turnos oficiales al bate en el juego que los Cerveceros de Milwaukee les ganaron 6-2 a los Reales de Kansas City. Alineado como bateador designado y octavo bate, el pelotero costeño se ponchó en su primer turno, recibió base por bolas en su segunda aparición, falló en roletazo para doble play en la séptima entrada y falló por la vía de los strikes para el último out del encuentro. Dejó su promedio ofensivo en 238 puntos.