•   Múnich, Alemania  |
  •  |
  •  |
  • AFP

"Demasiado fuerte en el fútbol alemán, de nuevo insuficiente para el Real Madrid". El Bayern Múnich, que al contrario que el gigante blanco no tiene rival en su campeonato, echa de menos acumular partidos del máximo nivel cuando le toca dar la cara en una gran noche europea.

En un primer análisis, los comentaristas alemanes encontraron tres causas para la derrota 2-1 en el Allianz Arena ante el Real Madrid, en la ida de semifinales de la Champions: Las ausencias de Arturo Vidal y David Alaba, además de las lesiones de Arjen Robben y Jerome Boateng a principio del partido, los errores defensivos fatales y una increíble falta de eficacia ante el gol.

Real Madrid vence en Múnich con goles de Marcelo y Asensio

Thomas Muller, el capitán bávaro, muy afectado por un partido que fue dominado por su equipo, buscó otro argumento: "Tuvimos muy buenas ocasiones, en Bundesliga las metemos, puede que la altura de este partido haya jugado un papel".

Fue lo que el diario Fussball Bild resumió en primera página con un gusto amargo: "Demasiado fuerte para el fútbol alemán, pero de nuevo insuficiente para el Real Madrid. Esta es la respuesta a la cuestión sobre la calidad real del Bayern".

Seis derrotas consecutivas

Contra el Real Madrid, el balance reciente no ofrece dudas: El gigante bávaro acumula seis derrotas consecutivas desde 2012, tres en el Allianz Arena.

Aunque, visto el partido de ida, una victoria alemana en Madrid no es descartable.

Pero el Real Madrid intentará hacer valer su inmensa experiencia y oficio en las grandes citas. Cada temporada el equipo dirigido por Zinedine Zidane juega al menos dos Clásicos contra el Barcelona y dos derbies ante el Atlético, dos clubes habituales de las cimas europeas. En Liga de Campeones el vigente doble campeón ha apeado al París Saint-Germain en octavos y a la Juventus en cuartos.

El Bayern, por su parte, hace años que no encuentra un rival en la Bundesliga. A finales de marzo le metió seis goles al Borussia Dortmund, en principio su gran contrincante en la escena nacional. Y la semana pasada repitió goleada en semifinales de Copa en la cancha del Bayer Leverkusen, un equipo cerca de clasificarse para la próxima Champions.

En la gran competición europea, su primer adversario en la fase de eliminación directa fue el Besiktas, al que ganó 5-0 en la ida. Contra el Sevilla, en cuartos, el campeón alemán ganó 2-1 en España y empató sin goles en su cancha.

Entonces no lamentó las ocasiones falladas, como sí ocurre este miércoles tras lo sucedido el martes en Múnich.

Un solo desafío, el PSG

Finalmente, solo el París Saint-Germain en la fase de grupos ha supuesto un desafío para el Bayern. La derrota 3-0 en el Parque de los Príncipes en septiembre provocó el despido del entrenador Carlo Ancelotti.

Con su sucesor, Jupp Heynckes, los alemanes se tomaron la venganza con un 3-1 en la vuelta. Pero el duelo estuvo lejos de tener la relevancia de una semifinal.

¿Cómo superar la dependencia de Ronaldo y Lewandowski?

En el juego, el Bayern Múnich demostró el martes que puede estar a la altura del Real Madrid, e incluso ser superior. Pero los partidos de este calibre se deciden en los detalles y no admiten errores.

Aunque, visto el partido de ida, una victoria alemana en Madrid no es descartable.

Así lo explica Kicker: "Estos 94 minutos muestran que los bávaros cometen grandes errores en los momentos decisivos, como el de Rafinha que supuso el 2-1, y además son demasiado inofensivos ante la portería contraria".

El problema de moverse en un ecosistema poco competitivo no es nuevo en el Bayern. En las cuatro últimas temporadas, desde su título europeo en 2013, el Rekordmeister siempre ha sido eliminado en la Champions por equipos españoles: Dos veces ante el Real Madrid, una por el Barcelona y otra ante el Atlético.