•  |
  •  |
  • Edición Impresa

En su primera apertura de la temporada, Erasmo Ramírez fue reducido a un pícher de caricatura por la ofensiva de los Vigilantes de Texas, incluso pareció experimentar un regreso a esos tiempos en los que era constantemente sacudido en su primera etapa con los Marineros de Seattle. De volver a mostrarse tan vulnerable como lo hizo el domingo pasado, permitiendo cinco carreras limpias en 4.2 innings, el rivense tendrá serias complicaciones en su misión de hoy, pues no solo tendrá que lidiar con la ofensiva de los Indios de Cleveland, actuales líderes de la División Central de la Liga Americana, sino también con Corey Kluber, un abridor que en ocho temporadas ha ganado dos veces el premio Cy Young.

Erasmo, quien inició la campaña en Ligas Menores como parte de un proceso de rehabilitación tras una lesión en el torso, debutó en la actual temporada el pasado 22 de abril ante los Vigilantes, equipo cuya ofensiva lo derrotó propinándole cinco imparables, dos de ellos cuadrangulares, en menos de cinco entradas. Este ataque dejó su efectividad en 9.64 y lo convirtió en el pícher perdedor del duelo. Ramírez, quien había lucido dominante en sus aperturas en Las Menores, no se vio así ante los Rangers y las dudas no dejan de estar sobre las mesa de cara a su reto de hoy ante los Indios, uno de los conjuntos más ganadores de la actual temporada.

El desafío

El porcentaje de victorias y derrotas sigue siendo una de las estadísticas principales para medir el rendimiento de un lanzador, sobre todo el de un abridor. Sin embargo, el dato de las aperturas de calidad que consiguen los pícheres ha cobrado mucha importancia a la hora de valorarlos. Es por esto, que ante la exigencia de enfrentarse a un equipo con una ofensiva de cuidado y a un lanzador de élite, el desafío de Erasmo, más allá de ganar el juego de esta tarde, es realizar una presentación destacada que le permita despejar las dudas surgidas tras su primera presentación. 

El rivense cuenta con los recursos necesarios para forjar una actuación de calidad y además es dueño de una sólida experiencia. Así que que pensando en su salida ante Cleveland, debió analizar los aspectos que lo llevaron a lucir tan quebradizo frente a Texas y realizar los ajustes precisos para lucir consistente en su segunda prueba de la temporada.

Kluber, una amenaza

Erasmo deberá fajarse con su variedad de lanzamientos ante una ofensiva que a pesar de no exhibir números que metan miedo, sí consigue generar muy buenos resultados. Pero eso no es todo, pues su rival en la colina será el talentoso Corey Kluber, ganador del premio Cy Young en el 2014 y en el  2017 y dos veces invitado al Juego de Estrellas. En este 2018, Kluber presenta balance de tres victorias y una derrota con efectividad de 1.96 en cinco aperturas. En total ha lanzado 36.2 episodios y ha ponchado a 37 rivales, a la vez que otorga solo seis bases por bolas. 

Kluber, ganador de 18 juegos en las últimas dos temporadas, goza de todos los argumentos para evitar que Ramírez gane, aunque existe algo que no puede impedir y es que el nicaragüense luzca bien. Esto solo depende del mismo Erasmo.