•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Tras un inicio poco prometedor en sus primeros siete juegos en el mejor beisbol del mundo, Alex Blandino ha enderezado su rumbo y ahora suma seis partidos consecutivos conectando de imparable, luego que ayer se fuera de 3-1  con una carrera anotada en el desafío que sus Rojos de Cincinnati perdieron con pizarra de 7-4 ante los Bravos de Atlanta. 

Con su actuación de ayer, el pelotero estadounidense de padre nica elevó su promedio ofensivo a 263 puntos, un ascenso que ha sido posible gracias a que en sus últimos 21 turnos ha conseguido disparar nueve cañonazos. Durante su racha de seis encuentros al hilo pegando hits, Blandino presenta un average de .429. Antes de este llamativo repunte ofensivo, el infielder acumulaba un solo incogible en 17 visitas oficiales a la caja de bateo.

Turno por turno

Su primer turno fue en la tercera entrada y no pudo conectar la pelota ante el abridor Sean Newcomb, quien con cuenta de dos envíos malos y dos buenos soltó una recta de cuatro costuras que enamoró al juez y este declaró ponchado a Blandino, quien por su parte se quedó viendo pasar el lanzamiento. En este episodio, Newcomb también ponchó a Homer Bailey y a Billy Hamilton. 

Dos innings más tarde, Alex y Newcomb volvieron a verse las caras y esta vez fue el bateador quien salió con las manos alzadas. Tras recibir dos lanzamientos descontrolados, el lanzador de los Bravos repitió la recta de cuatro costuras y Blandino lo aprovechó para pegar un cañonazo a la zona del jardín izquierdo. Acto seguido, Newcomb perdió el control y con pasaportes al emergente Phil Gosselin y a Billy Hamilton llenó las bases, dejando el escenario listo para que con un roletazo de José Peraza, Alex consiguiera su segunda carrera anotada de la temporada.  Su última aparición fue en la sexta ronda y falló en un elevado al bosque central. 

Movimiento interesante

Eugenio Suárez, el tercera base titular de los Rojos y cuya salida por lesión hace más de diez días propició el ascenso de Alex Blandino a Grandes Ligas, volvió a la alineación y se fue de 4-0. Además de activar a Suárez, Cincinnati subió desde Triple A al utility dominicano Rosell Herrera y envió a esta misma sucursal al jardinero Phillip Ervin y al infielder Cliff Pennington. Estos movimientos, que no afectaron en nada a Blandino, quien ayer apareció como octavo bate y segunda base, dejan en evidencia la confianza y el interés que el equipo tiene en su talento. Obviamente fue clave el repunte ofensivo que ha experimentado en los últimos juegos. 

Loáisiga se luce

Por su parte, el prospecto nicaragüense de los Yanquis de Nueva York, Jonathan Loáisiga, volvió a brillar en Clase A Fuerte. En su cuarta apertura de la temporada, el pinolero limitó a seis imparables y solo una carrera limpia al Charlotte Stone Crabs, sucursal de los Rays de Tampa Bay. Jonathan no dio bases por bolas, ponchó a siete rivales y dejó su efectividad en 1.35. Cuando abandonó el montículo el juego estaba 7-1 y así permaneció hasta el final, por lo que se apuntó su tercer triunfo del año.