•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Como sacada de un libro de terror, la actuación de Erasmo Ramírez anoche ante los Indios de Cleveland fue espeluznante. El derecho rivense, reducido a un pícher de papel frente a una ofensiva tan contundente, fracasó en su intento por conseguir su primer triunfo de la temporada. Buscando olvidarse de lo mal que la pasó en su primera apertura ante los Vigilantes de Texas, Erasmo se encontró con una derrota de esas que minimizan la autoestima, pues en cinco entradas completas permitió nueve imparables, entre ellos cinco jonrones, y fue el principal responsable del revés que los Marineros de Seattle sufrieron ante Cleveland con pizarra de 6-5. 

Desde el principio el asunto no pintó bien para Erasmo. Ese primer episodio frente a los mejores bateadores de Cleveland fue el prólogo siniestro de una apertura que al final se convertiría en su segundo revés del año.  El primer artillero al que enfrentó, el puertorriqueño Francisco Lindor, lo estremeció con un cuadrangular entre el jardín derecho y el central. Luego pareció tomar el control del juego al retirar a Jason Kipnis y José Ramírez, sin embargo, fue sacudido por bambinazos consecutivos de Michael Brantley y Edwin Encarnación que movieron la pizarra a 3-0. Ningún otro inicio podía ser peor para quien venía de recibir dos vuelacercas y cinco carreras limpias en su salida anterior.

Tras ese inicio caótico, Erasmo envió señales de enderezamiento en el segundo episodio, mismo en el que a pesar de haber permitido un doblete de Tyler Naquin, ponchó a Yan Gomes, dominó en roletazo a la inicial a Bradley Zimmer y obligó a fallar en elevado al bosque izquierdo a Lindor. No obstante, en la tercera ronda volvió a ser atacado. Kipnis abrió la tanda con un doble por la pradera central, se movió a la antesala gracias a un roletazo por la primera base de José Ramírez y llegó al homeplate empujado por un fly de sacrificio de Brantley. Esa ventaja de 4-0 fabricada por la ofensiva de los Indios, se perfilaba como suficiente para el abridor Corey Kluber, quien alardeaba con su dominio frente a los bateadores de Seattle.  

No paró de sufrir

Ese Erasmo tan vulnerable, como el visto el domingo pasado contra Texas, no encontró la forma de frenar a una ofensiva que parecía deleitarse al extremo con sus lanzamientos. En la cuarta entrada, tras dominar a Yonder Alonso con un roletazo a la intermedia, se metió a problemas al golpear a Yan Gomes y permitir sencillo de Naquin, aunque logró salirse del apuro ponchando consecutivamente a  Zimmer y a Lindor. Un episodio más tarde, liquidó por la vía de los strikes a Kipnis, y pese a que recibió un triple de Brantley, no admitió anotaciones. 

Sin embargo, en el sexto volvió a caminar sobre las brasas y no pudo escapar ileso. Otra vez la contundencia del bateo de los Indios lo hizo doblar las rodillas. Yonder Alonso y Yan Gomes con sendos  cuadrangulares reformaron la pizarra a 6-0 y enviaron a Erasmo a las duchas. El rivense no podía creerlo, por segunda apertura consecutiva no lograba ganar y peor aún, no conseguía forjar una presentación destacable. Los Marineros intentaron salvarlo de la derrota anotando dos carreras en el séptimo y tres más en el noveno, pero no fue suficiente. Su balance ahora es de 0-2 y su efectividad de 10.24.

Cheslor de 5-0

Cheslor Cuthbert alineó como séptimo bate y tercera base en el juego que los Reales de Kansas City perdieron 6-4 ante los Medias Blancas de Chicago. El nicaragüense no pudo conectar de imparable en cinco turnos al bate, por lo cual desmejoró su promedio de .238 a .221.