•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Entre el sí y no, lo único cierto es lo incierto. Después de varias semanas de “negociaciones”, una confirmación que no debió ser y la posibilidad de que todo se esfume, la Asociación del Futbol Argentino (AFA) ha sido la única en guardar silencio, mientras en la Federación Nicaragüense de Futbol (Fenifut) los altos mandos cruzan los dedos, contemplando la opción de que su homóloga se decante por asegurar el amistoso entre la selección albiceleste y la pinolera.

Nicaragua ha estado en los planes de la AFA desde inicio de abril, después de que Bolivia se descartara para medirse a la albiceleste. Sin embargo, enfrentar a la tropa azul y blanco es la última opción que tienen los dirigentes argentinos, así lo demostraron tras invitar a Costa Rica y luego a Haití, este último serio candidato a ser el rival del equipo de Jorge Sampaoli, en la despedida ante su afición el próximo 29 de mayo, antes de afrontar su cita mundialista en Rusia.

Mientras la Federación de Futbol de Costa Rica (Fedefutbol), cuya selección estará en el Mundial, rechazó la invitación de la AFA de afrontar el amistoso en cuestión, en Fenifut se han tragado el orgullo, con la esperanza de pescar en aguas revueltas, en tanto la asociación argentina de futbol agota sus recursos en la búsqueda de un digno oponente, antes de dar un sí definitivo a Nicaragua. Tampoco es que Haití tenga mejores credenciales, pero al día de hoy es más probable que sea finalmente el rival de la albiceleste.

Así como hace un par de semanas la prensa deportiva argentina daba por hecho el amistoso entre su selección y la Azul y Blanco, hace un par de días descarta al equipo que dirige Henry Duarte y ubica a Haití en la agenda de Sampaoli. La cadena TyC Sport, que tiene los derechos televisivos del equipo sudamericano, fue la primera en informar sobre el “cambio de planes” de la AFA y enseguida la información tomó fuerza, aún más cuando el presidente de Fenifut, Manuel Quintanilla, ambientara que “no hay una decisión definitiva”.

Para justificar su decisión de buscar otro posible oponente, la AFA manifestó a Fenifut su preocupación por el ambiente hostil que se vive en el país, a pesar de que el partido se celebraría en la capital argentina de Buenos Aires y de que la propia federación pinolera está dispuesta a ofrecer garantías para cumplir con el compromiso. De momento, lo único cierto es lo incierto. También es cierto que la AFA ve a Nicaragua como un comodín, un último recurso al que acudirá si no concreta otro rival.