•   Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Pese a la pérdida de Gordon Heyward, los Celtics arrancaron como un tiro no dejando títere con cabeza, pero al final, el mejor equipo de la Conferencia Este de la NBA, fue el de los Raptors de Toronto al impulso de DeMar Rozan, Kyle Lowry, Jonás Valanciunas y Serge Ibaka. Ellos ganaron 59 juegos, uno más que los Warriors de Golden State segundos en el Oeste detrás de Houston, consiguiendo una ventaja de 4 sobre Boston, que perdió a su “as de espadas” Kyrie Irving en la recta final. Toronto que eliminó a los Wizards de Washington en seis juegos, enfrentará en semifinales de Conferencia a partir de hoy, a los Cavaliers de Cleveland, sobrevivientes ante los Pacers de Indiana, por disponer de esa arma nada secreta y casi siempre mortífera que es LeBron James, el mejor jugador del planeta, a veces, capaz de fabricar milagros por encima de todas las adversidades. 

Fenómeno incansable 

Los Raptors saltan como favoritos, pero por poco. Esto es debido a la presencia de James, quien en los cuatro triunfos de los Cavaliers, promedió 42 puntos, un alarde, y en cada uno de esos juegos, ninguno de sus compañeros marcó 20. A los Raptors les preocupa la durabilidad nunca antes vista de LeBron a sus 33 años. Solo se perdió 27 minutos en los siete juegos, otro alarde, y aunque se retiró a los vestidores en el séptimo juego, fue para revisarse y obtener al mismo tiempo, una recarga de baterías. Regresó para hacer de todo y mantener contra las cuerdas a los Pacers, que se habían impuesto por 34 puntos en el sexto juego, deshilachando a los Cavaliers. ¿Qué tanto podrán los Raptors recortar la incidencia de James en esta serie? Lo esencial sería adelantarse por algo más que 1-0 para disponer de un poco de tranquilidad y aplicar más presión.

¿Tendrá apoyo?

Ha sido algo obvio que los Cavaliers son más dependientes de LeBron que Argentina de Messi. Bueno se trata de un grupo de cinco hombres no de once como en futbol. Un hombre de toda la cancha, LeBron, un agente libre al finalizar la temporada, se encuentra inflamado por el orgullo, pero seguramente consciente de la necesidad de ver funcionar al mismo tiempo a Love, Thopmson y Smith y Korver. No se cree que James, quien estuvo en cada uno de los 82 juegos de los Cavaliers en la temporada, y registró promedio de 41 minutos por juego en la larga serie con los Pacers de Indiana, sea un robot…Hay que recordar que más joven, en el 2011, James se vio físicamente golpeado en los tres últimos juegos contra Dallas. Retando a un equipo que cuenta con gigantes como Ibaka y Valanciunas, los Cavaliers van a necesitar mucho de Tristan Thompson. Es el accionar de LeBron lo que puede convertir esta serie en difícil para los favoritos Raptors.