•   Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Daniel Jacobs ganó por decisión unánime la eliminatoria de peso Mediano de la Asociación Mundial de Boxeo al polaco Maciej Sulecki y ahora esperará su turno para contender por la faja en poder actualmente del kazajo Gennady Golovkin, con quien tuvo una disputada batalla en 2017.

En el turno estelar de la velada de Matchroom Boxing de Eddie Hearn en el Barclays Center de Brooklyn, Nueva York, el favorito Jacobs derribó en el duodécimo asalto al polaco y así amarró la victoria, pues se llevó tarjetas de 116-111, 117-110 y 115-112. Daniel mejoró a 34-2 y 29 nocauts por 26-1 y 10 nocauts de Sulecki.

Cuando arrancó la batalla, hasta Jacobs se sorprendió por el mayor alcance y buen trabajo a distancia de Sulecki, lo cual le ocasionó algunos problemas, pero a partir del segundo asalto, el estadounidense comenzó a ajustar mejor al mover un poco más la cintura y al aprovechar su velocidad para contraatacar.

En el tercero, Sulecki apenas aguantó una sólida derecha y en el cuarto, volvió a padecer con el contragolpe de Jacobs, quien recibió una derecha sólida en el quinto episodio y solo así el polaco pudo detener su ímpetu, aunque al final, un cruce de puños puso de pie a la afición.

A partir del sexto, Jacobs comenzó a meter más presión, lo que incomodó a Sulecki, quien salió más fuerte al séptimo para intentar tomar el control de la batalla desde la distancia larga, lo cual le dio resultados, porque comenzó a meter los puños con mayor constancia.

De la misma manera salió el polaco al octavo, pero Jacobs fue acortando distancias moviendo la cintura y tratando de meter sus ganchos. En el noveno el neoyorquino retomó la iniciativa y aunque hubo intercambios, el polaco fue menos peligroso que en la distancia larga.

La movilidad de Jacobs en el décimo le permitió no ser blanco fijo y conectar mejor sus envíos a las zonas blandas, desesperando también a Sulecki. En el undécimo, con mucho dominio del ring, Jacobs mantuvo el control aunque Maciej no estaba acabado.

En el último, Jacobs amarró la victoria, pues apenas sonó la campana, mandó a la lona a Sulecki, apagando cualquier intento de nocaut del polaco. Ahora, Jacobs espera que Golovkin supere su compromiso del próximo 5 de mayo contra Vanes Martirosyan, para luego desafiarlo por el título de peso Mediano de la AMB.