•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Los Caciques del Diriangén, que junto al Real Estelí son considerados favoritos para avanzar a la final del torneo de Clausura de la Liga Primera, fueron sorprendidos por el Juventus FC que se impuso 2-1 en el partido de ida de las semifinales. Pese a que los “Pibes” avanzaron a estas instancias tras eliminar al Managua FC, en los cálculos previos el club diriambino se mostraba como principal candidato a imponerse, por haber sido ligeramente más regular en la fase regular del torneo.

Eso sí, los antecedentes previos entre ambos estaban del lado del Juventus, que después de empatar 3-3 en la séptima jornada, superó a los Caciques 2-0 en la fecha 16. El domingo, el equipo que dirige Mauricio Cruz estuvo abajo 2-0 antes de llegar a la media hora del encuentro y evitó la fatalidad gracias al gol de Andrés Mendoza al 65’. No obstante, pese a que el resultado dejó abierta la eliminatoria y el Diriangén cerrará en casa, queda la sensación de que los “Pibes” identificaron la fórmula para hacerles daño y que los Caciques no han aprendido de sus errores.

El estratega diriambino reconoce que el resultado adverso ante el Juventus, es consecuencia de distracciones propias y aprovechamiento de su adversario para transformar goles, dándole el mérito que se merece. “La idea del juego de ayer era salir a buscar el partido a campo ajeno, pero cometimos algunos errores. Había una problemática que se había dado en otros juegos y ayer (domingo) se repitió, es el reclamo airado de algunos jugadores. Debemos de ser más cuidadosos, no podemos atentar contra el equipo”, manifestó Cruz, en referencia a la expulsión de Erick Téllez.

Evitar goles

El zaguero central diriambino fue amonestado con roja directa tras protestar de forma enardecida al árbitro Jorge Ojeda por aparente fuera de lugar, en la jugada que Anderson Treminio marcó el segundo gol. Con la pizarra 2-0 en contra y la expulsión de Téllez, el partido se puso cuesta arriba para los Caciques, pero no bajaron la guardia y Mauricio Cruz se las ingenió para administrar bien sus fichas y recortar distancia. Quizá con igualdad numérica la situación habría sido distinta, pero esa hipótesis ahora es irrelevante. La asignatura del Diriangén es ganar el juego de vuelta y evitar que les marquen en casa.   

“Esta semifinal es una guerra, lo que perdimos fue una batalla, el próximo juego tenemos que salir a ganarlo para avanzar a la final. Estaremos con nuestra fanaticada y sé que van a meterle presión al rival. Será clave mantener orden en todas las líneas, sobre todo en defensa, no descuidar la retaguardia para evitar ser sorprendidos, como ha sucedido en los juegos previos contra Juventus”, reconoció Cruz, quien tendrá que ingeniárselas para consolidar la zaga central, ante las ausencias por amonestación de Josué Meneses y del propio Téllez. El juego de vuelta se celebrará en el estadio Cacique Diriangén, a partir de las 8:00 p.m.

 “Por diferentes circunstancias el Juventus nos ha marcado, pero tenemos la capacidad de mantener el marco en cero. Esperamos no cometer los errores del pasado, el trabajo de esta semana será clave para definir cómo pararnos en el juego de vuelta, lo seguro es que tenemos material y confianza para imponernos”, dijo el timonel de los Caciques, destacando la capacidad de su equipo para manejar un gran tramo del juego de ida con inferioridad numérica. “Si con diez pudimos hacerle frente, con once, en nuestro campo y con nuestra gente, las posibilidades de hacer un mejor partido son mayores y confío en que ganaremos”, aseveró.